Reumatología Clínica Reumatología Clínica
Reumatol Clin 2008;4:197-206 - Vol. 4 Núm.5 DOI: 10.1016/S1699-258X(08)72464-1
Revisión
Miopatías inflamatorias. Dermatomiositis, polimiositis y miositis con cuerpos de inclusión
Inflammatory Myopathies. Dermatomyositis, Polymyositis, and Inclusion Body Myositis
Albert Selva O’Callaghan, , Ernesto Trallero Araguás
Servicio de Medicina Interna. Hospital General Universitario Vall d’Hebron. Barcelona. España
Recibido 06 mayo 2008, Aceptado 04 julio 2008
Resumen

Idiopathic inflammatory myopathies are a group of heterogeneous, acquired systemic diseases characterized by progressive symmetrical muscle weakness, elevated serum levels of muscle enzymes, electromyographic abnormalities, and inflammatory infiltrates on muscle biopsy. Characteristic histopathologic features allow classification of idiopathic inflammatory myopathies into polymyositis, dermatomyositis, and sporadic inclusion-body myositis. These are commonly regarded as autoimmune disorders, and various autoantibodies directed to specific nuclear and cytoplasmic antigens are found. Other organs besides the muscle can be involved being the skin and lung the most frequent. Occasionally dermatomyositis and polymyositis can be associated with cancer in a paraneoplastic manner. Corticosteroids and immunosuppressive agents are the mainstay therapy, although in refractory cases biologic therapy can be used. Physical therapy can not be forgotten.

Palabras clave
Miopatías inflamatorias, Dermatomiositis, Polimiositis, Miositis con cuerpos de inclusion
Key words
Inflammatory myopathy, Dermatomyositis, Polymyositis, Inclusion body myositis
Introducción y epidemiología

Las miopatías inflamatorias constituyen un grupo de enfermedades que se caracterizan por afectar preferentemente a la musculatura estriada y por su naturaleza inflamatoria1–3. La biopsia muscular identifica un infiltrado inflamatorio que, según su localización y distribución, contribuye decisivamente al diagnóstico. Bajo este concepto se agrupan fundamentalmente tres entidades4,5, la dermatomiositis, enfermedad bien definida; la polimiositis, que agrupa diversos trastornos que cursan con inflamación muscular y que se considera un diagnóstico de exclusión, y finalmente la miositis con cuerpos de inclusión (MCI)6,7, catalogada como esporádica, ya que hay una forma familiar indistinguible de ésta. La MCI se incorpora al grupo en los años noventa y si bien tiene un indudable protagonismo clínico, para algunos autores sólo podría incluirse en el grupo de forma tangencial, ya que el infiltrado inflamatorio que se detecta en la biopsia muscular parece más un epifenómeno acompañante de los cuerpos de inclusión característicos de esta entidad que no la verdadera causa de la debilidad muscular en estos pacientes.

Las miopatías inflamatorias, especialmente la dermatomiositis y la polimiositis, se consideran enfermedades sistémicas, ya que aunque el principal órgano diana es el músculo estriado, otras estructuras, como la piel o el sistema articular, se afectan con frecuencia. También los órganos internos, en especial el pulmón, forman parte del espectro clínico de estas enfermedades. Ocasionalmente, y sobre todo la dermatomiositis, puede asociarse a cáncer, y presenta un comportamiento paraneoplásico.

En cuanto a su frecuencia, pueden considerarse dentro del grupo de enfermedades raras debido a su baja incidencia. Estudios epidemiológicos llevados a cabo en diversos puntos del globo establecen una incidencia anual media de 2,1 a 7,7 casos nuevos por millón de habitantes y año8. En España la incidencia anual media es similar, de 2,2 a 10,6 casos nuevos por millón de habitantes y año9.

Criterios diagnósticos y diagnóstico diferencial

Los criterios diagnósticos establecidos por Bohan et al1 siguen siendo de utilidad en la práctica clínica diaria por su simplicidad, así como la clasificación propuesta por estos autores, que divide a las miopatías inflamatorias en cinco grupos que incluyen la dermatomiositis y la polimiositis del adulto, la dermatomiositis infantil, la paraneoplásica y la de superposición. Esta clasificación tiene el inconveniente de no incluir la MCI, desconocida entonces, pero por el contrario permite establecer grupos de diferente pronóstico10.

La biopsia muscular es para algunos autores la prueba de referencia en el diagnóstico de las miopatías inflamatorias4,5,11. Esto, sin duda, es cierto en el caso de la dermatomiositis y en menor medida en la MCI, pero no en la polimiositis, que sigue siendo un diagnóstico de exclusión. La atrofia perifascicular por fenómenos de microisquemia y necrosis por disminución de los capilares musculares, junto a un infiltrado inflamatorio perivascular y perimisial con predominio de linfocitos T CD4+ y células B, es típica de la dermatomiositis. Técnicas de inmunohistoquímica permiten identificar el complejo de ataque de membrana del complemento (C5b9) como la causa de esta destrucción capilar. Tan característica es la biopsia en los pacientes con dermatomiositis, que puede llegarse al diagnóstico únicamente por el estudio histológico aun en ausencia de exantema cutáneo, propio de esta enfermedad. Sin embargo, la biopsia muscular puede ser negativa ya que la afectación es parcheada y el uso previo de glucocorticoides durante al menos 2 semanas puede minimizar los hallazgos patológicos. Algunos autores proponen que la práctica sistemática de una resonancia magnética (RM) permitiría realizar la biopsia en los músculos previamente identificados como alterados12.

Los hallazgos histopatológicos en la polimiositis, como la infiltración linfocítica endomisial predominantemente por linfocitos T CD8+ y el fenómeno de invasión parcial, pueden observarse en otras miopatías, principalmente en las distrofias musculares y la MCI11,13. La expresión por parte de las fibras musculares no afectadas del complejo mayor de histocompatibilidad tipo I (MHC-I) apoya el diagnóstico de polimiositis idiopática, aunque ocasionalmente puede observarse en las MCI y en alguna distrofia muscular, especialmente en las disferlinopatías. Todo ello ha llevado a cuestionar la individualización propia de la polimiositis, la convierte en un diagnóstico por exclusión y obliga a un estudio inmunohistoquímico meticuloso que descarte otras entidades como las distrofias o la MCI, especialmente en los casos resistentes al tratamiento11,12,14. Las vacuolas ribeteadas subsarcolémicas ricas en amiloide y puestas de manifiesto mediante la tinción de rojo Congo o de filamentos de amiloide en la microscopia electrónica permiten, junto al cuadro clínico característico, llegar al diagnóstico de MCI11,13,15. En las tablas 1–4 se recogen los diferentes criterios propuestos para el diagnóstico de las distintas enfermedades que forman parte del grupo de miopatías inflamatorias.

Tabla 1.

Criterios diagnósticos de la polimiositis/dermatomiositis

Debilidad simétrica de los músculos de las cinturas escapular y pelviana, flexores del cuello, progresiva en semanas o meses, con o sin disfagia y afección respiratoria 
Biopsia muscular característica de miopatía inflamatoria 
Elevación enzimática muscular (creatincinasa, aldolasa, transaminasas…) 
Hallazgos electrofisiológicos musculares característicos 
Lesiones cutáneas patognomónicas de dermatomiositis (signo de Gottron, eritema violáceo o en heliotropo) 
Enfermedad definida: 4 criterios; probable: 3 criterios; posible: 2 criterios. En el caso de la dermatomiositis debe cumplirse el último criterio siempre 

Tomada de Bohan et al1.

Tabla 2.

Criterios diagnósticos de dermatomiositis

  • Rasgos característicos

    • Manifestaciones clínicas

    • Inicio subagudo (semanas a meses) en la infancia y la edad adulta

    • Lesiones cutáneas características: signo de Gottron/ exantema heliotropo

    • Calcinosis subcutánea (especialmente en formas juveniles)

    • Debilidad muscular: difusa, de predominio proximal

    • Afección sistémica (disfagia, sinovitis, neumopatía intersticial)

 
  • Alteraciones de laboratorio

    • Elevación de las enzimas musculares (creatincinasas y otras), aunque pueden ser normales

    • Alteración miopática electrofisiológica con descargas espontáneas

    • Biopsia muscular

    • Necrosis y regeneración de fibras musculares

      • Microinfartos

      • Atrofia perifascicular

      • Infiltrado de células mononucleares (perimisial y perivascular); especialmente linfocitos B y T CD4+

      • Depósito vascular de inmunoglobulinas y complejo de ataque de membrana (complemento)

      • Depleción capilar; inclusiones tubulorreticulares en las células endoteliales

      • Expresión muscular de los antigenos de clase I del sistema HLA

 
  • Trastornos asociados

    • Entrecruzamiento con esclerodermia u otras enfermedades del tejido conjuntivo

    • Cancer asociado (especialmente en mayores de 50 años)

    • Raros: sarcoidosis, VIH, toxoplasmosis

 
  • Categorías diagnósticas

    • Dermatomiositis definida

      • Cambios cutáneos característicos junto con un patrón de debilidad muscular y confirmación histológica. Si la biopsia es concluyente, no son necesarios más datos

    • Dermatomiositis probable

      • Lesiones cutáneas atípicas junto con evidencia clínica y de laboratorio de miositis y confirmación histológica

    • Dermatomiositis posible

      • Lesiones cutáneas indicativas de dermatomiositis junto con evidencia clínica y electromiográfica de miositis, pero biopsia normal o inespecífica

    • Dermatomiositis amiopática

      • Lesiones cutáneas características, pero sin evidencia clínica o de laboratorio de miositis

 

HLA: antígenos leucocitarios humanos; VIH: virus de la inmunodeficiencia humana.

Tabla 3.

Criterios diagnósticos de polimiositis

  • Rasgos característicos

    • Manifestaciones clínicas

      • Inicio subagudo en la edad adulta (raramente antes)

      • Debilidad muscular difusa de predominio proximal

      • Manifestaciones sistémicas en algunos casos (disfagia, afección intersticial)

 
  • Alteraciones de laboratorio

    • Elevación de enzimas musculares

    • Electromiograma (EMG): potenciales miopáticos de unidad motora con descargas espontáneas o no

    • Biopsia muscular

      • Mionecrosis (patrón de fibra única) y regeneración.

      • Polifásica y multifocal

      • Infiltrado endomisial de células mononucleares:

      • linfocitos T CD8+

      • Invasión de fibras no necróticas por células

      • mononucleares: macrófagos y linfocitos T CD8+

      • Expresión de antigenos del MHC de clase I en las fibras musculares

 
  • Trastornos asociados

    • Conectivopatías (EMTC, ESP, LES, AR, SS)

    • Otros trastornos autoinmunitarios

    • Ocasionalmente infección por VIH o HTLV-I

    • Cancer (asociación más débil que en la dermatomiositis)

 
  • Categorias diagnósticas

    • Polimiositis definida

      • Clínica característica con biopsia confirmatoria.

      • Otros hallazgos de laboratorio no son imprescindibles si la biopsia es confirmatoria

    • Polimiositis probable (una de las 2 siguientes)

      • Clínica característica, hallazgos en EMG y elevación de enzimas musculares con criterios incompletos de biopsia muscular (cambios inflamatorios mínimos poco específicos…)

      • Clínica atípica, con EMG compatible, elevación de enzimas musculares y evidencia de miopatía inflamatoria necrosante en la biopsia

    • Polimiositis posible

      • Clínica y EMG compatible, con elevación de enzimas musculares, pero biopsia normal o inespecífica

 

AR: artritis reumatoide; EMTC: enfermedad mixta del tejido conectivo; ESP: espondiloartropatías; HTLV: virus linfotrópico de linfocitos T del ser humano; LES: lupus eritematoso sistémico; MHC: complejo mayor de histocompatibilidad; SS: síndrome de Sjogren; VIH: virus de la inmunodeficiencia humana.

Tabla 4.

Criterios diagnósticos de la miositis por cuerpos de inclusión

  • Rasgos característicos

    • Manifestaciones clínicas

      • Duración de la enfermedad más de 6 meses

      • Edad de inicio > 30 años

      • Debilidad y atrofia muscular lentamente progresiva; afección selectiva del cuádriceps femoral y flexores de los dedos.

      • Puede ser asimétrica

      • Disfagia frecuente

 
  • Alteraciones de laboratorio

    • Enzimas musculares moderadamente elevadas.

    • Pueden ser normales

    • Patrón electromiográfico de tipo miopático o “mixto” con potenciales de unidad motora de larga y corta duración

    • Biopsia muscular

      • Necrosis de fibra muscular y regeneración

      • Invasión de fibras musculares no necróticas por células mononucleares: linfocitos T CD8+

      • Infiltrado endomisial por células mononucleares (variable)

      • Fibras musculares con vacuolas (vacuolas en anillo)

      • Fibras musculares COX-negativas (excesivas por edad)

      • Inclusiones de ubiquitina positiva y depósito de amiloide en las fibras musculares

      • Inclusiones nucleares o citoplasmáticas tubulofilamentosas de 15–18nm

      • Expresión de antígenos del MHC de clase I en las fibras musculares

 
  • Trastornos asociados

    • La miositis por cuerpos de inclusión suele presentarse de forma aislada, pero puede asociarse a:

      • Otros trastornos autoinmunitarios, conectivopatías, sarcoidosis

      • Infección por VIH o HTLV-I

      • Cancer (débil asociación)

      • Muy infrecuente: toxoplasmosis

 
  • Categorias diagnósticas

    • Miositis por cuerpos de inclusión definida

      • Clínica característica y confirmación por biopsia: miopatia inflamatoria con células T autoagresivas, vacuolas en anillo, fibras musculares COX-negativas, inclusiones tubulointersticiales y depósito de amiloide. No se precisa otros hallazgos de laboratorio si la biopsia es diagnóstica

    • Miositis por cuerpos de inclusión probable

      • Patrón atípico de debilidad muscular y atrofia con biopsia muscular diagnóstica

    • Miositis por cuerpos de inclusión posible Clínica atípica y biopsia incompleta

      • Clínica y laboratorio característico pero criterios morfológicos incompletos

 

HTLV: virus linfotrópico de linfocitos T del ser humano; MHC: complejo mayor de histocompatibilidad; VIH: virus de la inmunodeficiencia humana.

El diagnóstico diferencial es amplio13 e incluye las enfermedades musculares hereditarias, en especial la distrofias que pueden cursar con infiltrado inflamatorio en la biopsia muscular, algunas enfermedades metabólicas, como las glucogenosis, entre las que la enfermedad de McArdle del adulto, o déficit de miofosforilasa, es la más frecuente y hay que descartarla mediante prueba de isquemia en el antebrazo16 o estudio genético; los trastornos del tiroides, que no sólo se pueden confundir con la polimiositis, sino que también pueden aparecer y coexistir con las miopatías inflamatorias condicionando una mala evolución y una respuesta terapéutica inadecuada17; las infecciones parasitarias, como la toxoplasmosis o la triquinosis, y el consumo de fármacos, en especial los fármacos utilizados en el tratamiento de las dislipemias, como las estatinas o los fibratos, pero también los glucocorticoides o los antipalúdicos de síntesis utilizados en el tratamiento de algunas manifestaciones de la enfermedad. Otro aspecto a tener en cuenta es el diagnóstico erróneo de hepatitis por elevación de las transaminasas, ya que estas enzimas también pueden ser de origen muscular y se elevan junto a la creatincinasa en las miopatías. Entre las distrofias, el déficit de disferlina, proteína de membrana de la fibra muscular y que participa en la reparación celular, es lo que con mayor frecuencia puede confundirse con una polimiositis. La sospecha y la confirmación diagnóstica de esta entidad son importantes, ya que parece que el tratamiento con glucocorticoides tiene un efecto negativo en el músculo, que empeora el cuadro clínico y la evolución18,19.

La miopatía por glucocorticoides no es rara, pero difícilmente crea un problema diagnóstico al clínico, suele ser de menor intensidad y el contexto clínico y, en caso de dudas, el estudio electrofisiológico ayudan a su identificación. En nuestra experiencia, la miopatía por glucocorticoides tiene más protagonismo clínico en las enfermedades en que el componente inflamatorio es menor o menos relevante (distrofias, MCI); predomina la toxicidad del fármaco en el músculo respecto al supuesto beneficio de actuar en la inflamación. En ocasiones, para el control de las manifestaciones cutáneas o articulares de la dermatomiositis se utilizan antimaláricos, que también son causa de miopatía, aunque con mayor relevancia histopatológica en el estudio ultraestructural que repercusión clínica20.

Manifestaciones clínicas

La forma de presentación más común de estas enfermedades es la debilidad muscular, que suele afectar de forma característica a la musculatura esquelética proximal, es decir a la cintura escapular y pelviana, dificultando las actividades que precisan del normal funcionamiento de estos músculos, como tender la ropa, peinarse, subir escaleras o levantarse de la silla, entre otras21. Esta debilidad se acompaña de una marcha miopática o anserina con oscilación de la cadera en cada paso. La musculatura facial suele estar respetada. Los músculos flexores del cuello y la musculatura estriada de la orofaringe se afectan con frecuencia; estos últimos causan la disfagia que presentan los pacientes con miositis, que en ocasiones puede ser tan intensa que se manifieste por regurgitación nasal del contenido alimentario durante la deglución y, ocasionalmente, favorecer la neumonía por broncoaspiración2,3,5. Parece que con mayor frecuencia estos pacientes presentan síndrome de apnea del sueño debido al colapso de la vía aérea superior por debilidad de la musculatura orofaríngea (observación personal, resultados no publicados). Las mialgias son un síntoma que puede aparecer, pero son poco frecuentes.

No parece haber diferencias en lo relativo a la afectación muscular entre dermatomiositis y polimiositis, pero sí en cambio en los pacientes con MCI. Suele considerarse la sospecha de esta última entidad cuando el cuadro clínico es tórpido, no responde al tratamiento convencional y, de forma característica, el paciente presenta debilidad muscular asimétrica y con afectación proximal y distal junto a gran atrofia de los músculos cuádriceps, que se traduce en caídas frecuentes, y de los flexores profundos de los dedos, que contribuye a la dificultad que tienen estos pacientes para desenroscar un tornillo o deshacer un nudo. A diferencia de la dermatomiositis y la polimiositis que predominan en el sexo femenino, como en la mayoría de las enfermedades sistémicas autoinmunitarias, la MCI es más frecuente en varones y se considera la miopatía adquirida más frecuente a partir de los 50 años5,22.

Las manifestaciones cutáneas son características de la dermatomiositis, y podemos distinguir un amplio abanico de lesiones, la mayoría de ellas con un cierto componente de fotosensibilidad, por lo que suelen aparecer en zonas expuestas al sol2,3,5. Se consideran patognomónicas el edema palpebral de color lila o en heliotropo (por ser éste el color de esta flor) y los nódulos de Gottron, áreas eritematosas discretamente descamativas e infiltradas que aparecen sobre los nudillos de las manos (figs. 1 y 2). Lesiones similares pueden observarse en zonas de extensión, como codos y rodillas, y también en la línea de inserción del cuero cabelludo y en la nuca. Otras lesiones cutáneas localizadas en la zona del escote en forma de “V” o en la espalda en forma de “chal” tienen también relación con la estimulación lumínica. En general, no se recomienda la biopsia cutánea por su inespecificidad diagnóstica. En ocasiones, las lesiones cutáneas características pueden aparecer en ausencia de afectación muscular, y cuando esta situación persiste durante al menos 2 años sin que finalmente aparezca signo alguno de miopatía, se habla de dermatomiositis amiopática, que no siempre tiene un curso benigno, ya que puede asociarse a cáncer o desarrollar una neumopatía intersticial aguda de mal pronóstico23.

Figura 1.

Exantema en heliotropo.

Figura 2.

Signo de Gottron.

Un subgrupo de pacientes presenta una característica lesión eccematosa en la zona lateral de los dedos de las manos que se denomina “manos de mecánico” (fig. 3) y que se relaciona con la presencia de anticuerpos anti-Jo-1. La paniculitis y la calcinosis (fig. 4) pueden adquirir protagonismo clínico en los pacientes con dermatomiositis, especialmente en su forma juvenil, pero también en el adulto24,25. No es infrecuente apreciar edema con fóvea en las fases agudas de la enfermedad, atribuido exclusivamente al proceso inflamatorio subyacente. La dermatomiositis y la polimiositis se consideran enfermedades sistémicas y como tales presentan las siguientes manifestaciones.

Figura 3.

Manos de mecánico.

Figura 4.

Calcinosis cutis.

Aparato respiratorio

Es la manifestación visceral más frecuente, aparece en hasta casi la mitad de los pacientes en una u otra forma26–31. La afección respiratoria más conocida en pacientes con dermatomiositis y polimiositis es la intersticial. En general, su instauración suele ser subaguda o crónica y los hallazgos clínicos a la exploración pueden detectar estertores crepitantes secos, en “velcro”, característicos de la fibrosis pulmonar. En estos casos los anticuerpos antisintetasa, en especial los anti-Jo-1 (antihistidil-ARNt sintetasa) que son los más frecuentes, suelen ser positivos, y se constituyen en marcador de un síndrome clínico caracterizado por la presencia de miopatía inflamatoria (dermatomiositis o polimiositis), neumopatía intersticial y artritis, fiebre, fenómeno de Raynaud y “manos de mecánico”, entre otras manifestaciones menores. En ocasiones, la neumopatía intersticial adquiere el máximo protagonismo y es el motivo de consulta, la miopatía es prácticamente subclínica y el marcador inmunológico es la presencia de anticuerpos antisintetasa distintos del anti-Jo-132. El sustrato patológico que subyace en la mayoría de los casos parece ser una neumonía intersticial no específica, si bien se han descrito casos asociados a neumonía intersticial usual o neumonitis organizativa criptogénica, anteriormente conocida como bronquiolitis organizativa con neumonía organizativa focal (BONO)26,33,34. Estas formas de afectación respiratoria no parecen comportar un peor pronóstico35. La tomografía computarizada (TC) de alta resolución, el estudio inicial del lavado bronquioloalveolar y, sobre todo, de la función respiratoria que incluya la capacidad vital forzada (CVF), la difusión del CO (DLCO) y los valores de presión diafragmática inspiratorios (PIM) y espiratorios (PEM) ayudan a la valoración de estos pacientes.

Con mucha menor frecuencia, pueden desarrollar una neumonitis intersticial aguda de curso fulminante, con destrucción del parénquima pulmonar, neumomediastino y anticuerpos antisintetasa negativos, cuyo sustrato patológico es la lesión alveolar difusa y que suele conducir a una insuficiencia respiratoria irreversible en un plazo de meses a pesar de un tratamiento inmunosupresor intenso; el trasplante pulmonar es la única opción terapéutica36–39. Esta forma es más frecuente en sujetos orientales y en esta etnia se ha descrito un autoanticuerpo frente a proteínas de 140 kD que podría actuar como marcador diagnóstico de esta forma fulminante40. La musculatura respiratoria, sobre todo el diafragma, puede verse afectada también por la enfermedad28,36. En la mayoría de los sujetos hay una insuficiencia ventilatoria leve o moderada que corre paralela al curso de la enfermedad y que suele mejorar con el tratamiento de base de la miositis. La disminución de los valores de PIM y PEM es característica de esta situación y puede repercutir en el valor de la CVF, y da una falsa impresión al interpretar los valores bajos de CVF como secundarios a neumonitis intersticial. En unos pocos casos la evolución es hacia la insuficiencia respiratoria ventilatoria como consecuencia de la claudicación de la musculatura respiratoria. Mientras se espera el efecto del tratamiento inmunosupresor, la ventilación mecánica externa (BiPAP) puede actuar de puente evitando la muerte del paciente o la necesidad de intubación orotraqueal41. La hipertensión pulmonar que acompaña a la fibrosis pulmonar o de forma primaria es infrecuente, pero hay que pensar en ella en los casos que cursen con aumento de la disnea y disminución de la DLCO, a pesar de no modificarse la CVF. El estudio mediante ecocardiografía será el primer paso para llegar al diagnóstico.

Afección cardíaca

Es poco frecuente, pero cuando se presenta lo hace en forma de miocarditis, comporta un mal pronóstico y puede evolucionar a miocardiopatía dilatada. En algunas series clínicas es la principal causa de muerte en estos pacientes42,43. El tratamiento convencional con glucocorticoides e inmunosupresores puede revertir el cuadro, pero en ocasiones sólo el trasplante cardíaco puede solucionar la situación44. La ecocardiografía, la RM cardíaca con gadolinio y la gammagrafía cardíaca con 99mTc son las técnicas diagnósticas más utilizadas junto al electrocardiograma42,45. Es posible que haya manifestaciones cardíacas subclínicas, así se han descrito valores elevados de la fracción miocárdica de la creatincinasa (CK-MB) en pacientes asintomáticos con miositis46. Los anticuerpos anti-SRP (single recognition particle) se han relacionado con un cuadro clínico de polimiositis en mujeres de raza negra, que cursa con afección cardíaca grave y de predominio estacional en los meses de otoño47, aunque esta asociación ha sido cuestionada.

Afectación digestiva

La disfagia que aparece en el curso de la enfermedad es debida a la miopatía de la musculatura estriada orofaríngea. Las formas de dermatomiositis juvenil pueden cursar con vasculitis intestinal y/o perforación de viscera hueca, lo que es una rareza en adultos48. La seudoobstrucción intestinal y la neumatosis cistoidea intestinal son manifestaciones poco habituales pero descritas en las dermatomiositis49,50. Se especula sobre la relación que pueda existir entre celiaquía o anticuerpos antigliadina y miopatía, especialmente en el grupo de las polimiositis y MCI51,52.

Etiopatogenia y autoanticuerpos

La etiopatogenia de las miopatías inflamatorias no es bien conocida53. Sobre la base de un agente externo físico, químico o infeccioso que actúa en un territorio genético predispuesto se han avanzado algunas teorías. Un amplio estudio en diversos países del globo, sobre casi 1.000 pacientes con polimiositis o dermatomiositis, demostró que la proximidad a la latitud 0° era un factor de riesgo de dermatomiositis. Es decir, los países más cercanos a la línea del ecuador y, por tanto, más expuestos a radiación lumínica presentaban con mayor frecuencia dermatomiositis y en los países más alejados la polimiositis era la entidad más frecuente. Estas diferencias se atribuyeron al influjo de la radiación UV como estímulo etiopatogénico. Estos resultados se han confirmado en otro estudio54,55. Otra teoría que no ha acabado de consolidarse hace referencia al fenómeno del microquimerismo fetal mediante el cual se cree que células inmunocompetentes del feto quedan anidadas en el seno materno y se activan produciendo una auténtica reacción de injerto contra huesped56,57. Aunque estudios epidemiológicos no han sido capaces de adscribir a las prótesis de silicona papel alguno en la etiopatogenia de las enfermedades autoinmunitarias en general y tampoco en las miositis tipo polimiositis o dermatomiositis, se han descrito casos de dermatomiositis en relación con prótesis de silicona en el contexto de un sustrato genético favorable58–60.

El endotelio capilar es el principal lugar de ataque en las dermatomiositis, y el complemento en su fracción C5b9 o complejo de ataque de membrana, la principal causa de la lesión capilar. Citocinas, moléculas de adhesión vascular e intersticial y metaloproteasas parecen desempeñar un papel adyuvante en el proceso inflamatorio liderado por células T y B. El mecanismo lesional parece distinto en la polimiositis donde la citotoxicidad mediada por linfocitos T CD8+ parece ser la causa principal a través de las perforinas.

La presencia de autoanticuerpos es una de las características de las enfermedades autoinmunitarias. En la dermatomiositis y la polimiositis más de la mitad de los pacientes presentan anticuerpos antinucleares positivos y hasta un 20%, anticuerpos específicos o asociados a la miositis47,61–64. De forma mucho menos frecuente se ha descrito la presencia de estos autoanticuerpos en la MCI65,66. En la tabla 5 se especifican los principales anticuerpos relacionados con las miositis.

Tabla 5.

Autoanticuerpos en polimiositis/dermatomiositis

Antígeno  Frecuencia (%)  Clínica asociada 
Anticuerpos específicos de miositis     
Antisintetasas  20-30  Fiebre, artritis, manos de mecánico, 
Histidil-ARNt sintetasa (Jo-1)    fenómeno de Raynaud, neumopatía 
Treonil-ARNt sintetasa (PL-7)    intersticial, miositis 
Alanil-ARNt sintetasa (PL-12)     
Isoleucil-ARNt sintetasa (OJ)     
Glicil-ARNt sintetasa (EJ)     
Asparaginil-ARNt sintetasa (KS)     
Fenilalanil-ARNt sintetasa (Zo)     
Anti-SRP (signal recognition particle)  4-5  Miositis, mal pronóstico, resistente al tratamiento, afección cardíaca 
Anti-Mi-2 (helicasas)  5-14  Dermatomiositis 
Anticuerpos asociados a miositis     
Anti-PM/Scl (exosoma)  5-10  Miositis, esclerodermia 
Anti-RNP (Ui ribonucleoproteína)  5-10  Miositis, LES, EMTC, esclerodermia 
Anti-SSA (Ro 6o/Ro 52)  10-25  Síndrome de Sjogren 

EMTC: enfermedad mixta del tejido conectivo. LES: lupus eritematoso sistémico.

Cáncer y miopatía inflamatoria

Diversos estudios epidemiológicos establecen sin lugar a dudas una estrecha relación entre dermatomiositis y cáncer, y en menor medida también entre polimiositis y cáncer67–69. Una tercera parte de los pacientes con dermatomiositis tendrá cáncer o, lo que es lo mismo, un paciente con dermatomiositis tiene un riesgo 3 veces más alto de desarrollar cáncer que un sujeto sin la enfermedad. Estos valores son algo más moderados para la polimiositis. A día de hoy no parece haber suficiente evidencia que permita asociar cáncer con MCI, lo que representa otro hecho diferencial de esta entidad. Entre las neoplasias que se asocian con mayor frecuencia destaca el carcinoma de ovario, por lo que algún estudio recomienda la determinación de marcadores tumorales de esta neoplasia anualmente durante los primeros 5 años del diagnóstico70,71. La representación de cáncer asociado a dermatomiositis, al margen de la neoplasia de ovario, parece seguir la normal distribución de cáncer de la población.

En general, el cáncer asociado a dermatomiositis-polimiositis tiene un comportamiento paraneoplásico; aparece 2–3 años antes o después del diagnóstico de miopatía inflamatoria. Aunque se acepta que el curso de la dermatomiositis y la polimiositis corre paralelo al del cáncer, es difícil de saber, ya que la mejoría de aquellas tras el tratamiento quimioterápico puede deberse a la resolución de la neoplasia o bien a la potente acción inmunodepresora del tratamiento antineoplásico.

Se recomienda al inicio del diagnóstico de dermatomiositis-polimiositis un cribado que incluya una analítica general con perfil básico de sangre y bioquímica, marcadores tumorales de próstata, ovario y mama, TC torácica y abdominal y mamografía y exploración ginecológica. Aun así, no es infrecuente que el seguimiento clínico del paciente nos sorprenda con la aparición de una neoplasia, por lo que se han desarrollado nuevas estrategias72. La tomografía por emisión de positrones (PET)-TC con fluorodesoxiglucosa, técnica híbrida que une morfología y funcionalismo celular, podría ser una buena opción, aunque resultados preliminares (observación personal, datos no publicados) no demuestran una mayor rentabilidad que el cribado convencional; de todas maneras hacen falta estudios más amplios para establecer su utilidad en este aspecto.

Varios estudios han puesto de manifiesto la existencia de antígenos compartidos por células tumorales y miocitos73–75. El reciente descubrimiento de anticuerpos frente a la proteína de 155 kD parece tener un elevado poder predictivo negativo, es decir, los pacientes con resultado negativo para este autoanticuerpo es improbable que desarrollen cáncer76–78.

Tratamiento

El tratamiento de las miopatías inflamatorias se basa en la administración de glucocorticoides e inmunosupresores, sin olvidar la terapia física o de rehabilitación, incluso en la fase aguda79,80. Una tercera parte de los pacientes responde al tratamiento único con glucocorticoides, pero la mayoría precisa de la adición de un nuevo inmunosupresor. Entre éstos, azatioprina81 a dosis de 1–2mg/kg/día ajustada según el resultado del polimorfismo de la tiopurina metiltransferasa y metotrexato82,83 en dosis de 7,5-20mg/semana son los más conocidos. Sin embargo, los antagonistas de la calcineurina, como la ciclosporina o el tacrolimus, cuando el paciente no es hipertenso, son bien tolerados y especialmente útiles en la afección intersticial83–85. También la administración de ciclofosfamida en pulsos mensuales de aproximadamente 700mg junto con mesna para disminuir la toxicidad vesical, durante 6 meses, ha demostrado su utilidad en el control de la neumonitis intersticial en estos pacientes86. Nuevos inmunosupresores con acción contra el metabolito, como el micofenolato mofetilo o el ácido micofenólico, han demostrado una potencial utilidad en el tratamiento de las miositis resistentes87, si bien se han descrito ya casos de procesos linfoproliferativos en relación con su administración. Las inmunoglobulinas intravenosas88,89 actúan mejorando la debilidad muscular, son rápidas en su efecto, poco tóxicas y bien toleradas, el problema es su precio y que actúan de forma sintomática, en cualquier caso, pueden utilizarse de puente hasta conseguir el efecto esperado con el tratamiento inmunosupresor. La plasmaféresis, la irradiación corporal total o la ciclofosfamida oral no han demostrado eficacia en el tratamiento de las miopatías inflamatorias90,91. Otros fármacos menores, como los antipalúdicos de síntesis, útiles en otras enfermedades sistémicas como, por ejemplo, el lupus, podrían utilizarse como fármaco adyuvante en el control de las manifestaciones cutáneas y/o articulares, aunque nuestra experiencia es mala en este sentido. También se ha descrito la utilidad de suplementos de creatinina como terapia coadyuvante92. Múltiples ensayos y tratamientos utilizados en pacientes con MCI han fracasado o no han sido concluyentes93–97. Las terapias biológicas, como etanercept, infliximab o rituximab, han mostrado eficacia en algunos casos clínicos o estudios observacionales con pocos pacientes98,99. Actualmente está en marcha un estudio aleatorizado, a doble ciego, con placebo y rituximab, del que se esperan los resultados.

Bibliografía
1.
A. Bohan,J.B. Peter
Polymyositis and dermatomyositis
N Engl J Med, 292 (1975), pp. 344-347 http://dx.doi.org/10.1056/NEJM197502132920706
2.
J.P. Callen
Dermatomyositis
3.
M.C. Dalakas,R. Hohlfeld
Polymyositis and dermatomyositis
4.
P.H. Plotz,M. Dalakas,R.L. Leff,L.A. Love,F.W. Miller,M.E. Cronin
Current concepts in the idiopathic inflammatory myopathies: polymyositis, dermatomyositis and related disorders
Ann Intern Med, 111 (1989), pp. 143-157
5.
M.C. Dalakas
Polymyositis, dermatomyositis and inclusion-body myositis
N Engl J Med, 325 (1991), pp. 1487-1498 http://dx.doi.org/10.1056/NEJM199111213252106
6.
J. Casademont Pou,J.M. Grau Junyent,A. Pou Serradell,A. Urbano-Márquez
Myositis with inclusion bodies: a little-known variety of idiopathic inflammatory myopathy
Med Clin (Barc), 93 (1989), pp. 121-124
7.
M. Dalakas
Inflammatory, immune, and viral aspects of inclusion-body myositis
8.
F.L. Mastaglia,B.A. Phillips
Idiopathic inflammatory myopathies: epidemiology, classification, and diagnostic criteria
Rheum Dis Clin North Am, 28 (2002), pp. 723-741
9.
H. Vargas-Leguás,A. Selva-O’Callaghan,M. Campins-Martí,E. Hermosilla Pérez,J.M. Grau-Junyent,X. Martínez Gómez
[Polymyositis-dermatomyositis: incidence in Spain (1997-2004)]
Med Clin (Barc), 129 (2007), pp. 721-724
10.
O. Miró,M. Laguno,J.R. Alonso,J. Casademont,C. Herrero,A. Selva
Clinical course of idiopathic inflammatory myopathies: complications, survival and prognostic factors
Med Clin (Barc), 112 (1999), pp. 521-526
11.
M.C. Dalakas
Muscle biopsy findings in inflammatory myopathies
Rheum Dis Clin North Am, 28 (2002), pp. 779-798
12.
J. Tomasová Studynková,F. Charvát,K. Jarosová,J. Vencovsky
The role of MRI in the assessment of polymyositis and dermatomyositis
Rheumatology (Oxford), 46 (2007), pp. 1174-1179
13.
N. Nirmalananthana,J.L. Holton,M.G. Hanna
Is it really myositis? A consideration of the differential diagnosis
Curr Opin Rheumatol, 16 (2004), pp. 684-691
14.
M.FG. Van der Meulen,I.M. Bronner,J.E. Hoogendijk,H. Burger,W.J. Van Venrooij,A.E. Voskuyl
Polymyositis. An overdiagnosed entity
Neurology, 61 (2003), pp. 316-321
15.
R.C. Griggs,V. Askanas,S. DiMauro,A. Engel,G. Karpati,J.R. Mendell
Inclusion body myositis and myopathies
Ann Neurol, 38 (1995), pp. 705-713 http://dx.doi.org/10.1002/ana.410380504
16.
E. Sanjurjo,M. Laguno,J.L. Bedini,O. Miró,J.M. Grau
[Forearm ischemic exercise test. Standardization and diagnostic value in the identification of McArdle disease]
Med Clin (Barc), 122 (2004), pp. 761-766
17.
A. Selva-O’Callaghan,A. Redondo-Benito,E. Trallero-Araguás,X. Martínez-Gómez,E. Palou,M. Vilardell-Tarres
Clinical significance of thyroid disease in patients with inflammatory myopathy
Medicine (Baltimore), 86 (2007), pp. 293-298
18.
A. Selva-O’Callaghan,M. Labrador-Horrillo,E. Gallardo,A. Herruzo,J.M. Grau-Junyent,M. Vilardell-Tarres
Muscle inflammation, autoimmune Addison's disease and sarcoidosis in a patient with dysferlin deficiency
Neuromuscul Disord, 16 (2006), pp. 208-209 http://dx.doi.org/10.1016/j.nmd.2006.01.005
19.
E. Gallardo,R. Rojas-Garcia,N. De Luna,A. Pou,R.H. Brown Jr,I. Illa
Inflammation in dysferlin myopathy: immunohistochemical characterization of 13 patients
Neurology, 57 (2001), pp. 2136-2138
20.
E. Casado,J. Gratacós,C. Tolosa,J.M. Martínez,I. Ojanguren,A. Ariza
Antimalarial myopathy: an underdiagnosed complication? Prospective longitudinal study of 119 patients
Ann Rheum Dis, 65 (2006), pp. 385-390 http://dx.doi.org/10.1136/ard.2004.023200
21.
Y. Yazici,L.J. Kagen
Clinical presentation of the idiopathic inflammatory myopathies
Rheum Dis North Am, 28 (2002), pp. 823-832
22.
M.C. Dalakas
Sporadic inclusion body myositis-diagnosis, pathogenesis and therapeutic strategies
Nat Clin Pract Neurol, 2 (2006), pp. 437-447 http://dx.doi.org/10.1038/ncpneuro0261
23.
P. Gerami,J.M. Schope,L. McDonald,H.W. Walling,R.D. Sontheimer
A systematic review of adult-onset clinically amyopathic dermatomyositis (dermatomyositis siné myositis): a missing link within the spectrum of the idiopathic inflammatory myopathies
J Am Acad Dermatol, 54 (2006), pp. 597-613 http://dx.doi.org/10.1016/j.jaad.2005.10.041
24.
N. Boulman,G. Slobodin,M. Rozenbaum,I. Rosner
Calcinosis in rheumatic diseases
Semin Arthritis Rheum, 34 (2005), pp. 805-812 http://dx.doi.org/10.1016/j.semarthrit.2005.01.016
25.
R. Solans,J. Cortés,A. Selva,V. Garcia-Patos,F.J. Jimenez,C. Pascual
Panniculitis: a cutaneous manifestation of dermatomyositis
J Am Acad Dermatol, 46 (2002), pp. S148-S150
26.
M. Hirakata,S. Nagai
Interstitial lung disease in polymyositis and dermatomyositis
Curr Opin Rheumatol, 12 (2000), pp. 501-508
27.
H. Takizawa,J. Shiga,Y. Moroi,S. Miyachi,M. Nishiwaki,T. Miyamoto
Interstitial lung disease in dermatomyositis: clinicopathological study
J Rheumatol, 14 (1987), pp. 102-107
28.
I. Marie,P.Y. Hatron,E. Hachulla,B. Wallaert,U. Michon-Pasturel,B. Devulder
Pulmonary involvement in polymyositis and in dermatomyositis
J Rheumatol, 25 (1998), pp. 1336-1343
29.
W.W. Douglas,H.D. Tazelaar,T.E. Hartman,R.P. Hartman,P.A. Decker,D.R. Schroeder
Polymyositis-dermatomyositis associated interstitial lung disease
Am J Respir Crit Care Med, 164 (2001), pp. 1182-1185 http://dx.doi.org/10.1164/ajrccm.164.7.2103110
30.
I. Marie,E. Hachulla,P. Cherin,S. Dominique,P.Y. Hatron,M.F. Hellot
Interstitial lung disease in polymyositis and dermatomyositis
Arthritis Rheum, 47 (2002), pp. 614-622 http://dx.doi.org/10.1002/art.10794
31.
A. Schnabel,M. Reuter,J. Biederer,C. Richter,W.L. Gross
Interstitial lung disease in polymyositis and dermatomyositis: clinical course and response to treatment
Semin Arthritis Rheum, 32 (2003), pp. 273-284 http://dx.doi.org/10.1053/sarh.2002.50012
32.
A.W. Friedman,I.N. Targoff,F.C. Arnett
Interstitial lung disease with autoantibodies against aminoacyl-tRNA synthetases in the absence of clinically apparent myositis
Semin Arthritis Rheum, 26 (1996), pp. 459-467
33.
S. Lakhanpal,J.T. Lie,D.L. Conn,W.J. Martin II
Pulmonary disease in polymyositis/dermatomyositis: a clinicopathological analysis of 65 autopsy cases
Ann Rheum Dis, 46 (1987), pp. 23-29
34.
H. Arakawa,H. Yamada,Y. Kurihara,Y. Nakajima,A. Takeda,Y. Fukushima
Nonspecific interstitial pneumonia associated with polymyositis and dermatomyositis: serial high-resolution CT findings and functional correlation
Chest, 123 (2003), pp. 1096-1103
35.
J.M. Grau,O. Miró,E. Pedrol,J. Casademont,F. Masanés,C. Herrero
Interstitial lung disease related to dermatomyositis. Comparative study with patients without lung involvement
J Rheumatol, 23 (1996), pp. 1921-1926
36.
A. Selva-O’Callaghan,M. Labrador-Horrillo,X. Muñoz-Gall,X. Martínez-Gomez,J. Majó-Masferrer,R. Solans-Laque
Polymyositis/dermatomyositis-associated lung disease: analysis of a series of 81 patients
Lupus, 14 (2005), pp. 534-542
37.
C. Korkmaz,R. Ozkan,M. Akay,T. Hakan
Pneumomediastinum and subcutaneous emphysema associated with dermatomyositis
Rheumatology, 40 (2001), pp. 476-478
38.
Y. Yamanish,H. Maeda,F. Konishi,K. Hiyama,S. Yamana,S. Ishioka
Dermatomyositis associated with rapidly progressive fatal interstitial pneumonitis and pneumomediastinum
Scand J Rheumatol, 28 (1999), pp. 58-61
39.
C.S. Lee,T.L. Chen,C.Y. Tzen,F.J. Lin,M.J. Peng,C.L. Wu
Idiopathic inflammatory myopathy with diffuse alveolar damage
Clin Rheumatol, 21 (2002), pp. 391-396 http://dx.doi.org/10.1007/s100670200104
40.
S. Sato,M. Hirakata,M. Kuwana,A. Suwa,S. Inada,T. Mimori
Autoantibodies to a 140-kd polypeptide, CADM-140, in Japanese patients with clinically amyopathic dermatomyositis
Arthritis Rheum, 52 (2005), pp. 1571-1576 http://dx.doi.org/10.1002/art.21023
41.
A. Selva-O’Callaghan,L. Sanchez-Sitjes,X. Muñoz-Gall,T. Mijares-Boeckh-Behrens,R. Solans-Laque,J. Angel Bosch-Gil
Respiratory failure due to muscle weakness in inflammatory myopathies: maintenance therapy with home mechanical ventilation
Rheumatology (Oxford), 39 (2000), pp. 914-916
42.
I.E. Lundberg
The heart in dermatomyositis and polymyositis
Rheumatology, 45 (2006), pp. iv18-21 http://dx.doi.org/10.1093/rheumatology/kel311
43.
A.J. Taylor,D.C. Wortham,J.R. Burge,K.M. Rogan
The heart in polymyositis: a prospective evaluation of 26 patients
Clin Cardiol, 16 (1993), pp. 802-808
44.
K. Danko,A. Ponyi,T. Constantin,G. Borgulya,G. Szegedi
Long-term survival of patients with idiopathic inflammatory myopathies according to clinical features: a longitudinal study of 162 cases
45.
Y. Allanore,O. Vignaux,L. Arnaud,X. Puéchal,S. Pavy,D. Duboc
Effects of corticosteroids and immunosuppressors on idiopathic inflammatory myopathy related myocarditis evaluated by magnetic resonance imaging
Ann Rheum Dis, 65 (2006), pp. 249-252 http://dx.doi.org/10.1136/ard.2005.038679
46.
Y. Yazici,L.J. Kagen
Cardiac involvement in myositis
Curr Opin Rheumatol, 14 (2002), pp. 663-665
47.
L.A. Love,R.L. Leff,D.D. Frazer,I.N. Targoff,M. Dalakas,P.H. Plotz
A new approach to the classification of idiopathic inflammatory myopathy: myositis-specific autoantibodies define useful homogeneous patient groups
Medicine (Baltimore), 70 (1991), pp. 360-374
48.
J.N. Schullinger,J.C. Jacobs,W.E. Berdon
Diagnosis and management of gastrointestinal perforations in childhood dermatomyositis with particular reference to perforations of the duodenum
J Pediatr Surg, 20 (1985), pp. 521-524
49.
F. Joly,A. Amiot,B. Coffin,A. Lavergne-Slove,B. Messing,Y. Bouhnik
Chronic intestinal pseudo-obstruction
Gastroenterol Clin Biol, 30 (2006), pp. 975-985
50.
A. Selva-O’Callaghan,X. Martínez-Costa,R. Solans-Laque,M. Mauri,J.A. Capdevila,M. Vilardell-Tarrés
Refractory adult dermatomyositis with pneumatosis cystoides intestinalis treated with infliximab
Rheumatology (Oxford), 43 (2004), pp. 1196-1197
51.
A. Selva-O’Callaghan,F. Casellas,I. De Torres,E. Palou,J.M. Grau-Junyent,M. Vilardell-Tarrés
Celiac disease and antibodies associated with ce-liac disease in patients with inflammatory myopathy
Muscle Nerve, 35 (2007), pp. 49-54 http://dx.doi.org/10.1002/mus.20652
52.
M. Hadjivassiliou,A.K. Chattopadhyay,R.A. Grünewald,J.A. Jarratt,R.H. Kandler,D.G. Rao
Myopathy associated with gluten sensitivity
Muscle Nerve, 35 (2007), pp. 443-450 http://dx.doi.org/10.1002/mus.20709
53.
L. Christopher-Stinea,P.H. Plotz
Myositis: an update on pathogenesis
Curr Opin Rheumatol, 16 (2004), pp. 700-706
54.
G.J. Hengstman,W.J. Van Venrooij,J. Vencovsky,H.M. Moutsopoulos,B.G. Van Engelen
The relative prevalence of dermatomyositis and polymyositis in Europe exhibits a latitudinal gradient
Ann Rheum Dis, 59 (2000), pp. 141-142
55.
S. Okada,E. Weatherhead,I.N. Targoff,R. Wesley,F.W. Miller
for the International Collaborative Study Group. Global surface ultraviolet radiation intensity may modulate the clinical and immunologic expression of autoimmune diseases
Arthritis Rheum, 48 (2003), pp. 2285-2293 http://dx.doi.org/10.1002/art.11090
56.
A. Selva-O’Callaghan,T.M. Boeckh-Behrens,E. Balada-Prades,R. Solans-Laque,M. Vilardell-Tarrés
Fetal microchimerism and inflammatory myopathies
57.
C.M. Artlett,R. Ramos,S.A. Jiminez,K. Patterson,F.W. Miller,L.G. Rider
Chimeric cells of maternal origin in juvenile idiopathic inflammatory myopathies. Childhood Myositis Heterogeneity Collaborative Group
Lancet, 356 (2000), pp. 2155-2156
58.
A. Selva-O’Callaghan,J.M. Tura,J.M. Grau-Junyent,M. Labrador-Horrillo,R. Solans-Laque,M. Vilardell-Tarrés
Silicone gel filled breast implants and dermatomyositis
Clin Exp Rheumatol, 22 (2004), pp. 376
59.
P. Caramaschi,D. Biasi,A. Volpe,A. Carletto,L.M. Bambara
A new case of dermatomyositis following the rupture of a silicone gel breast implant
Clin Exp Rheumatol, 23 (2005), pp. 430-431
60.
D.A. Edelman,S. Grant,W.A. Van Os
Autoimmune disease following the use of silicone gel-filled breast implants: a review of the clinical literature
Semin Arthritis Rheum, 24 (1994), pp. 183-189
61.
A. Selva-O’Callaghan,M. Labrador-Horrillo,R. Solans-Laque,C.P. Simeon-Aznar,X. Martínez-Gómez,M. Vilardell-Tarrés
Myositis-specific and myositis-associated antibodies in a series of eighty-eight Mediterranean patients with idiopathic inflammatory myopathy
Arthritis Rheum, 55 (2006), pp. 791-798 http://dx.doi.org/10.1002/art.22237
62.
G.J.D. Hengstman,R. Brouwer,W.T.M. Vree Egberts,H.P. Seelig,P.J. Jongen,W.J. Van Venrooij
Clinical and serological characteristics of 125 Dutch myositis patients
J Neurol, 249 (2002), pp. 69-75
63.
G.J. Hengstman,H.J. Ter Laak,W.T. Vree Egberts,I.E. Lundberg,H.M. Moutsopoulos,J. Vencovsky
Anti-signal recognition particle autoantibodies: marker of a necrotising myopathy
Ann Rheum Dis, 65 (2006), pp. 1635-1638 http://dx.doi.org/10.1136/ard.2006.052191
64.
H. Gunawardena,L.R. Wedderburn,J. North,Z. Betteridge,J. Dunphy,H. Chinoy
Clinical associations of autoantibodies to a p155/140 kDa doublet protein in juvenile dermatomyositis
Rheumatology (Oxford), 47 (2008), pp. 324-328
65.
G.J. Hengstman,H.J. Ter Laak,B.G. Van Engelen,B.G. Van Venrooij
Anti-Jo-1 positive inclusion body myositis with a marked and sustained clinical improvementafter oral prednisone
J Neurol Neurosurg Psychiatry, 70 (2001), pp. 706
66.
A. Selva-O’Callaghan,T. Mijares-Boeckh-Behrens,M. Labrador-Horrillos,R. Solans-Laque,J.M. Grau-Junyent,M. Vilardell-Tarres
Anti-PM-Scl antibodies in a patient with inclusion body myositis
Rheumatology (Oxford), 42 (2003), pp. 1016-1018
67.
R. Buchbinder,A. Forbes,S. Hall,X. Dennett,G. Giles
Incidence of malignant disease in biopsy-proven inflammatory myopathy
Ann Intern Med, 134 (2001), pp. 1087-1095
68.
C.L. Hill,Y. Zhang,B. Sigurgeirsson,E. Pukkala,L. Mellemkjaer,A. Airio
Frequency of specific cancer types in dermatomyositis and polymyositis: a population-based study
69.
B. Sigurgeirsson,B. Lindelöf,O. Edhag,E. Allander
Risk of cancer in patients with dermatomyositis or polymyositis: a population-based study
N Engl J Med, 326 (1992), pp. 363-367 http://dx.doi.org/10.1056/NEJM199202063260602
70.
S.E. Whitmore,N.B. Rosenshein,T.T. Provost
Ovarian cancer in patients with dermatomyositis
Medicine (Baltimore), 73 (1994), pp. 153-160
71.
Z. Amoura,P. Duhaut,L.T. Huong du,B. Wechsler,N. Costedoat-Chalumeau,C. Francès
Tumor antigen markers for the detection of solid cancers in inflammatory myopathies
Cancer Epidemiol Biomarkers Prev, 14 (2005), pp. 1279-1282 http://dx.doi.org/10.1158/1055-9965.EPI-04-0624
72.
A. Selva-O’Callaghan,T. Mijares-Boeckh-Behrens,R. Solans-Laqué,M. Labrador-Horrillo,E. Romero-Merino,J.M. Sopena-Sisquella
The neural network as a predictor of cancer in patients with inflammatory myopathies
Arthritis Rheum, 46 (2002), pp. 2547-2548 http://dx.doi.org/10.1002/art.10392
73.
S.M. Levine
Cancer and myositis: new insights into an old association
Curr Opin Rheumatol, 18 (2006), pp. 620-624 http://dx.doi.org/10.1097/01.bor.0000245721.02512.77
74.
L. Casciola-Rosen,K. Nagaraju,P. Plotz,K. Wang,S. Levine,E. Gabrielson
Enhanced autoantigen expression in regenerating muscle cells in idiopathic inflammatory myopathy
J Exp Med, 201 (2005), pp. 591-601 http://dx.doi.org/10.1084/jem.20041367
75.
T. Okada,S. Noji,Y. Goto,T. Iwata,T. Fujita,T. Okada
Immune responses to DNA mismatch repair enzymes hMSH2 and hPMS1 in patients with pancreatic cancer, dermatomyositis and polymyositis
Int J Cancer, 116 (2005), pp. 925-933 http://dx.doi.org/10.1002/ijc.21118
76.
K. Kaji,M. Fujimoto,M. Hasegawa,M. Kondo,Y. Saito,K. Komura
Identification of a novel autoantibody reactive with 155 and 140kDa nuclear proteins in patients with dermatomyositis: an association with malignancy
Rheumatology (Oxford), 46 (2007), pp. 25-28
77.
I.N. Targoff,G. Mamyrova,E.P. Trieu,O. Perurena,B. Koneru,T.P. O’Hanlon
A novel autoantibody to a 155-kd protein is associated with dermatomyositis
Arthritis Rheum, 54 (2006), pp. 3682-3689 http://dx.doi.org/10.1002/art.22164
78.
H. Chinoy,N. Fertig,C.V. Oddis,W.E. Ollier,R.G. Cooper
The diagnostic utility of myositis autoantibody testing for predicting the risk of cancer-associated myositis
Ann Rheum Dis, 66 (2007), pp. 1345-1349 http://dx.doi.org/10.1136/ard.2006.068502
79.
E.H. Choy,J.E. Hoogendijk,B. Lecky,J.B. Winer
Immunosuppressant and immunomodulatory treatment for dermatomyositis and polymyositis
Cochrane Database Syst Rev, (2005), pp. CD003643
80.
G.F. Wiesinger,M. Quittan,M. Aringer,A. Seeber,B. Volc-Platzer,J. Smolen
Improvement of physical fitness and muscle strength in polymyositis/ dermatomyositis patients by a training programme
Br J Rheumatol, 37 (1998), pp. 196-200
81.
T.W. Bunch,J.W. Worthington,J.J. Combs,D.M. Ilstrup,A.G. Engel
Azathioprine with prednisone for polymyositis. A controlled, clinical trial
Ann Intern Med, 92 (1980), pp. 365-369
82.
L. Villalba,J.E. Hicks,E.M. Adams,J.B. Sherman,M.F. Gourley,R.L. Leff
Treatment of refractory myositis: a randomized crossover study of two new cytotoxic regimens
83.
J. Vencovsk?,K. Jarosová,S. Machácek,J. Stud?nková,J. Kafková,J. BartÛnková
Cyclosporine A versus methotrexate in the treatment of polymyositis and dermatomyositis
Scand J Rheumatol, 29 (2000), pp. 95-102
84.
J.M. Grau,C. Herrero,J. Casademont,J. Fernández-Solà,A. Urbano-Márquez
Cyclosporine A as first choice for dermatomyositis
J Rheumatol, 21 (1994), pp. 381-382
85.
C.V. Oddis,F.C. Sciurba,K.A. Elmagd,T.E. Starzi
Tacrolimus in refractory polymyositis with interstitial lung disease
86.
A. Schnabel,M. Reuter,W.L. Gross
Intravenous pulse cyclophosphamide in the treatment of interstitial lung disease due to collagen vascular disease
87.
V. Chaudhry,D.R. Cornblath,J.W. Griffin,R. O’Brien,D.B. Drachman
Mycophenolate mofetil: a safe and promising immunosuppressant in neuromuscular diseases
Neurology, 56 (2001), pp. 94-96
88.
P. Cherin,S. Herson,B. Wechsler,J.C. Piette,O. Bletry,A. Coutellier
Efficacy of intravenous immunoglobulin therapy in chronic refractory polymyositis and dermatomyositis: an open study with 20 adult patients
Am J Med, 91 (1991), pp. 162-168
89.
M.C. Dalakas,I. Illa,J.M. Dambrosia,S.A. Soueidan,D.P. Stein,C. Otero
A controlled trial of high-dose intravenous immune globulin infusions as treatment for dermatomyositis
N Engl J Med, 329 (1993), pp. 1993-2000 http://dx.doi.org/10.1056/NEJM199312303292704
90.
F.W. Miller,S.F. Leitman,M.E. Cronin,J.E. Hicks,R.L. Leff,R. Wesley
A randomized doubleblind controlled trial of plasma exchange and leukapheresis in patients with polymyositis and dermatomyositis
N Engl J Med, 326 (1992), pp. 1380-1384 http://dx.doi.org/10.1056/NEJM199205213262102
91.
M.E. Cronin,F.W. Miller,J.E. Hicks,M. Dalakas,P.H. Plotz
The failure of intravenous cyclophosphamide therapy in refractory idiopathic inflammatory myopathy
J Rheumatol, 16 (1989), pp. 1225-1228
92.
Y.L. Chung,H. Alexanderson,N. Pipitone,C. Morrison,M. Dastmalchi,C. Ståhl-Hallengren
Creatine supplements in patients with idiopathic inflammatory myopathies who are clinically weak after conventional pharmacologic treatment: Six-month, double-blind, randomized, placebocontrolled trial
Arthritis Rheum, 57 (2007), pp. 694-702 http://dx.doi.org/10.1002/art.22687
93.
Muscle Study Group
Randomized pilot trial of high-dose betaINF-1a in patients with inclusion body myositis
Neurology, 63 (2004), pp. 718-720
94.
C. Lindberg,E. Trysberg,A. Tarkowski,A. Oldfors
Anti-T-lymphocyte globulin treatment in inclusion body myositis: a randomized pilot study
Neurology, 61 (2003), pp. 260-262
95.
U.A. Badrising,M.L. Maat-Schieman,M.D. Ferrari,A.H. Zwinderman,J.A. Wessels,F.C. Breedveld
Comparison of weakness progression in inclusion body myositis during treatment with methotrexate or placebo
Ann Neurol, 51 (2002), pp. 369-372
96.
M.C. Dalakas,B. Koffman,M. Fujii,S. Spector,K. Sivakumar,E. Cupler
A controlled study of intravenous immunoglobulin combined with prednisone in the treatment of IBM
Neurology, 56 (2001), pp. 323-327
97.
M.C. Dalakas,B. Sonies,J. Dambrosia,E. Sekul,E. Cupler,K. Sivakumar
Treatment of inclusion-body myositis with IVIg: a double-blind, placebocontrolled study
Neurology, 48 (1997), pp. 712-716
98.
M. Dastmalchi,C. Grundtman,H. Alexanderson,C.P. Mavragani,H. Einarsdottir,S. Barbasso Helmers
A high incidence of disease flares in an open pilot study of infliximab in patients with refractory inflammatory myopathies
Ann Rheum Dis, (2008),
99.
A. Selva-O’Callaghan,M. Labrador-Horrillo,M. Vilardell-Tarres
Specific biologic therapy with tumor necrosis factor inhibitors in patients with inflammatory myopathy
Curr Rheumatol Rev, 1 (2005), pp. 157-165
Dr. A. Selva O’Callaghan. Siracusa, 12 bis A. 08012 Barcelona. España.
Copyright © 2008. Elsevier España S.L Barcelona
Reumatol Clin 2008;4:197-206 - Vol. 4 Núm.5 DOI: 10.1016/S1699-258X(08)72464-1