Publique en esta revista
Información de la revista
Vol. 11. Núm. 2.Marzo - Abril 2015
Páginas 61-130
Compartir
Compartir
Descargar PDF
Más opciones de artículo
Visitas
5832
Vol. 11. Núm. 2.Marzo - Abril 2015
Páginas 61-130
Original
DOI: 10.1016/j.reuma.2014.04.007
Acceso a texto completo
Recomendaciones para la detección, investigación y derivación del dolor lumbar inflamatorio en Atención Primaria
Reccomendations for the detection, study and referral of inflammatory low-back pain in Primary Care
Visitas
5832
Xavier Juanola Rouraa,b,c, Eduardo Collantes Estévezd,e,f,c, Fernando León Vázquezg, Antonio Torres Villamorh, María Jesús García Yébenesi, Rubén Queiro Silvaj,c, Jordi Gratacós Masmitjak,c, Emilio García Criadol,m, Sergio Giménezn,m, Loreto Carmonai,
Autor para correspondencia
loreto.carmona@inmusc.eu

Autor para correspondencia.
, Grupo de estudio para el Dolor Lumbar Inflamatorio
a Servicio de Reumatología, Hospital Universitari de Bellvitge, Hospitalet de Llobregat, España
b Institut d’Investigació Biomédica de Bellvitge, Barcelona, España
c Grupo de Estudio de las Espondiloartritis de la SER
d Instituto Maimónides de Investigación Biomédica de Córdoba,, Córdoba, España
e Servicio de Reumatología, Hospital Universitario Reina Sofía, Córdoba, España
f Universidad de Córdoba, Córdoba, España
g Centro de Salud Universitario San Juan de la Cruz, Pozuelo de Alarcón, Madrid, España
h Centro de Salud Arroyo de la Media Legua, Servicio Madrileño de Salud, Madrid, España
i Instituto de Salud Musculoesquelética, Madrid, España
j Hospital Universitario Central de Asturias, Oviedo, Asturias, España
k Hospital Parc Taulí, Sabadell, Barcelona, España
l Unidad de Gestión Clínica Fuensanta, Córdoba, España
m Sociedad Española de Médicos de Atención Primaria (SEMERGEN-AP)
n Unidad de Gestión Clínica Limonar, Málaga, España
Este artículo ha recibido
5832
Visitas
Información del artículo
Resumen
Texto Completo
Bibliografía
Descargar PDF
Estadísticas
Figuras (1)
Tablas (3)
Tabla 1. Síntesis de la evidencia de los artículos seleccionados en la revisión sistemática sobre criterios de derivación
Tabla 2. Sensibilidad, especificidad y razones de verosimilitud positiva de las características clínicas y de laboratorio de pacientes con espondilitis anquilosante, controles con dolor lumbar, pacientes con cualquier tipo de espondiloartritis o cualquier control
Tabla 3. Recomendaciones para la investigación y derivación de pacientes con DLI
Mostrar másMostrar menos
Resumen
Objetivo

Diseñar una estrategia de detección y derivación precoz de pacientes con posible espondiloartritis mediante el desarrollo de recomendaciones consensuadas dirigidas a los médicos de Atención Primaria (AP).

Métodos

Se utilizó una metodología modificada de RAND/UCLA y revisión sistemática de la literatura. Se seleccionó un grupo de discusión formado por reumatólogos y médicos de AP. Se estudió el mapa del proceso y se propusieron recomendaciones y algoritmos que fueron sometidos a 2 rondas Delphi para evaluar el grado de aceptación y preferencia de criterios en un grupo amplio de reumatólogos y médicos de AP. Del análisis de la segunda ronda Delphi se extrajeron las recomendaciones finales.

Resultados

Se presentan recomendaciones, junto con su grado medio de acuerdo, para la derivación rápida de pacientes con sospecha de espondiloartritis. En concreto, se recomienda investigar el dolor lumbar crónico en menores de 45 años en 4 fases: 1) clínica: preguntas clave; 2) clínica: preguntas extra; 3) exploración física, y 4) pruebas complementarias. Se debe derivar a Reumatología si existen: 1) dolor lumbar inflamatorio; 2) signos indicativos de espondiloartritis, o 3) HLA B27 positivo, elevación de proteína C reactiva o signos radiológicos de sacroilitis. Se incluyen recomendaciones sobre el proceso de derivación y otras adicionales.

Conclusiones

El grado de acuerdo con estas sencillas recomendaciones es amplio. Es necesario diseñar estrategias de formación y sensibilización desde los servicios de Reumatología para mantener una óptima colaboración de AP en la identificación de los casos y facilitar que los servicios de Reumatología estén preparados para asumir las derivaciones.

Palabras clave:
Dolor lumbar inflamatorio
Derivación
Atención Primaria
Recomendaciones
Guías
Espondiloartritis
Abstract
Objective

To design a strategy for the early detection and referral of patients with possible spondyloarthritis based on recommendations developed, agreed upon, and directed to primary care physicians.

Methods

We used a modified RAND/UCLA methodology plus a systematic literature review. The information was presented to a discussion group formed by rheumatologists and primary care physicians. The group studied the process map and proposed recommendations and algorithms that were subsequently submitted in two Delphi rounds to a larger group of rheumatologists and primary care physicians. The final set of recommendations was derived from the analysis of the second Delphi round.

Results

We present the recommendations, along with their mean level of agreement, on the early referral of patients with possible spondyloarthritis. The panel recommends that the study of chronic low back pain in patients under 45 years be performed in four phases 1) clinical: key questions, 2) clinical: extra questions, 3) physical examination, and 4) additional tests.

Conclusions

The level of agreement with these simple recommendations is high. It is necessary to design strategies for the education and sensitization from rheumatology services to maintain an optimal collaboration with primary care and to facilitate referral to rheumatology departments.

Keywords:
Inflammatory back pain
Referral
Primary care
Recommendations
Guidelines
Spondyloarthritis
Texto Completo
Introducción

La espondiloartritis (EsA) axial es una enfermedad inflamatoria crónica que afecta principalmente a las articulaciones vertebrales y sacroilíacas, y que, básicamente, evoluciona desde una forma sin afectación en la radiografía convencional (EsA axial no radiológica) hasta otra con sacroilitis radiológica (espondilitis anquilosante [EA])1,2.

Se ha estimado que su prevalencia está en torno al 0,7%3. Es un hecho conocido que la enfermedad debuta comúnmente de forma insidiosa, por lo general antes de los 40 años, con dolor lumbar crónico de tipo inflamatorio. La EsA axial y la EA pueden diagnosticarse aplicando una serie de criterios clínicos y radiológicos sencillos, y apoyándose en el HLA B27. Sin embargo, pueden pasar entre 7 y 9 años desde el inicio de los síntomas hasta que se establece un diagnóstico4,5.

Este retraso en el diagnóstico conlleva una demora en la instauración del tratamiento más adecuado para cada paciente y las consecuencias adversas de la enfermedad no tratada pueden disminuir la calidad de vida del paciente, provocar bajas laborales prolongadas y aumentar la carga económica del proceso, además de favorecer el daño estructural ligado a la presencia de la enfermedad no tratada en los primeros años de evolución6,7. Es por ello que se están diseñando estrategias que permitan derivar en fase precoz a los pacientes con sintomatología axial a consultas de Reumatología, lo que nos ayudaría a acortar los tiempos de diagnóstico y a optimizar el manejo terapéutico de estos pacientes en las fases más tempranas de la enfermedad4,8–12.

En el estudio RADAR12 se observó que el dolor lumbar de características inflamatorias es el criterio más utilizado y, a la vez, el más rentable, para establecer un mecanismo de derivación desde Atención Primaria (AP) a Reumatología. No existe, sin embargo, ninguna recomendación consensuada con AP que especifique qué criterios hay que evaluar en un paciente con dolor lumbar crónico para decidir una derivación adecuada a Reumatología.

El objetivo final de este documento es mejorar la calidad de la atención a pacientes con dolor lumbar inflamatorio crónico y EsA mediante la creación de un recurso fácil de usar, que no interrumpa la consulta, validado y que, en última instancia, beneficie al paciente. Este recurso debería incluir criterios de sospecha, algoritmos de investigación y recomendaciones sobre la derivación a Reumatología. Los usuarios a los que va dirigido este recurso son los médicos de AP (MAP).

Métodos

Se utilizó una metodología modificada de RAND13, con grupos de discusión y técnica Delphi14 para evaluar el grado de aceptación de las recomendaciones y la preferencia de criterios.

Un panel compuesto por 4 reumatólogos expertos en EsA y 4 MAP, españoles todos, moderados por una metodóloga, celebró una reunión para fijar el alcance, los usuarios y el conjunto de criterios existentes, así como para identificar las dificultades de la evaluación y derivación de pacientes con sospecha de EsA. El grupo siguió el siguiente guión: 1) ¿cuáles son los criterios de sospecha/derivación de dolor lumbar inflamatorio disponibles?; 2) ¿cómo se evalúan los criterios disponibles?; 3) ¿cuál es el proceso actual de derivación y la sistemática de evaluación de dolor lumbar en primaria?, sopesando la dificultad de la evaluación de los criterios disponibles en este contexto; 4) ¿qué parámetros permiten realizar una selección informada de los criterios a recomendar?, y 5) soluciones o necesidades para mejorar la implantación de criterios (formativas, investigación, otras).

Con el fin de documentar la idoneidad de las recomendaciones y facilitar las decisiones de los panelistas, se realizó una revisión sistemática de la literatura sobre dolor lumbar en AP y se condensaron sus resultados en tablas de evidencia. Esta revisión permitió identificar los criterios existentes y los propuestos por el panel, así como su rendimiento. En especial, el objetivo era conocer su sensibilidad y especificidad, dado que se convertirían en instrumentos de cribado. La estrategia de búsqueda de la revisión está disponible en un apéndice; básicamente incluía sinónimos para «Low back pain AND Spondyloarthritis AND (sensitivity and specificity) AND primary care». Asimismo se preguntó a los panelistas sobre la facilidad de recabar el dato en AP, en concreto, si el dato está incluido en la anamnesis habitual y si el criterio puede interpretarse correctamente, esto es, si existe una buena concordancia entre lo que opinan el MAP y el reumatólogo.

Toda la información recabada se sintetizó en un informe y se preparó en formato encuesta para la votación informada por 25 profesionales, entre reumatólogos y MAP. La primera ronda Delphi se utilizó para priorizar ítems y recabar comentarios y opiniones sobre las propuestas, y la segunda para definir el grado de acuerdo. Los ítems conflictivos (bajo acuerdo o excesiva variabilidad) fueron discutidos y reformulados para la segunda ronda. Cada recomendación se presenta como resultado con su grado de acuerdo medio en la segunda ronda. El estudio completo se desarrolló durante todo el 2013.

Resultados

Una vez eliminados los artículos de revisión y realizada una búsqueda manual a partir de las publicaciones obtenidas, se recuperó un total de 12 estudios para revisión detallada. Se construyeron tablas de evidencia extrayendo los parámetros de eficacia de diferentes características clínicas para el diagnóstico de EsA (tabla 1). La tabla 2 reproduce una síntesis de parámetros de rendimiento diagnóstico realizada por Rudwaleit et al. en el año 2004 a partir de diversos estudios15. Como apéndice se incluye además una tabla en la que se resumen los datos disponibles para cada criterio propuesto por el panel.

Tabla 1.

Síntesis de la evidencia de los artículos seleccionados en la revisión sistemática sobre criterios de derivación

Estudio  Población  Criterios de remisión (referral)  Diagnóstico de Spa
(N y %) 
Utilidad diagnóstica  Comentarios 
Brandt et al., 200723  (N = 350)
Dolor lumbar (> 3 meses) en < 45 años 
Al menos uno de los siguientes:
dolor lumbar inflamatorioa
HLA-B27 +
sacroilitis (imagen) 
Global: 159/350=45%
Un criterio: 55/161=35%
> un criterio: 102/163=64%
HLA+sacroilitis: 28/33=85%
HLA+DLI: 33/57=58%
DLI+sacroilitis: 10/26=38% 
Un criterio:
S=35%; E=45%; RV+= 0,62

> un criterio:
S=64%; E=68%; RV+= 2,01 
El uso de DLI como cribado requiere experiencia
HLA-B27: siempre en combinación con otros parámetros 
Poddubnyy et al., 20119  (N=560)
Dolor lumbar (> 3 meses) en < 45 años 
(N=318)
Estrategia 1: ≥ 1 de:
dolor lumbar inflamatorio
HLA-B27 +
Sacroilitis (imagen) 
Estrategia 1: 133/318=42%
EA: 82/318=26%: EA
SPA no radiológica: 51/318=16% 
Estrategia 1b
DLI:
S=77%; E=23%; +=1
Sacroilitis:
S=67%; E=52%; RV=1,4
HLA-B27:
S=62%; E=68%; RV=1,9 
Mayor probabilidad de diagnóstico a>n.° de criterios
Mala concordancia MAP/reumatólogos para DLI y sacroilitis radiológica
La estrategia 1 es un método eficaz y fiable para el cribado de SPA axial en pacientes con dolor lumbar en AP 
    (N=242)
Estrategia 2: ≥ 2 de:
Dolor lumbar inflamatorio
HLA-B27 +
Sacroilitis (imagen)
HTA familiar de EA
Buena respuesta a AINE 
Estrategia 2: 89/242=37%
EA: 55/242=23%:
SPA no radiológica: 34/242=14%
Diferencias no significativas 
Estrategia 2b
DLI:
S=83%; E=10%; RV+= 0,9
AINE:
S=61%; E=33%; RV+= 0,9
HLA-B27:
S=70%; E=58%; RV=1,6
Sacroilitis:
S=55%; E=72%; RV+= 2
HTA familiar:
S=24%; E=84%; RV=1,4 
 
Rudwaleit et al., 200624  (N=213: 101 EA y 112 lumbalgia mecánica)
Dolor lumbar (≥ 3 meses) en ≤ 50 años
Objetivo: valor de las características del DLI y posibles combinaciones 
Combinación 1: ≥ 2 de:
Rigidez matutina > 30m
Mejoría con ejercicio pero no con reposo
Dolor despierta en la 2.ª mitad de la noche
Dolor alternante en nalgas
Combinación 2:
≥ 3 de los anteriores 
  Valor diagnóstico para DLI

Combinación 1:
S=70%; E=81%; RV+= 3,7 
Limitaciones:
Muestra de conveniencia
Diseño transversal
Explorador no ciego al diagnóstico
Necesidad de validación en estudio prospectivo 
        Combinación 2
RV+= 12,4 
 
Hermann et al., 200925  (N=92)
Remisión desde AP
< 45 años que cumplen criterios de Calin de DLI

DLI de Calin: ≥ 4 de dolor ≥3m
Inicio < 40 años
Comienzo insidioso
Mejoría con ejercicio
Rigidez matutina 

Combinación 1
Dolor nocturno
Dolor palpación SI
DLI según criterios Calin
Dolor cervical a la movilización cuello 
Diagnóstico por reumatólogo
SPA: 33%
DL no inflamatorio: 67% 
RV de parámetros aislados:
Dolor nocturno: 3,3
Mejoría ejercicio no reposo: 2,1
Dolor exploración SI: 3,8
HLA-B27: 4,1

Combinación 1. Parámetros asociados tanto con SPA como con DL mecánico
S=90%; E=95%; RV=16,8 
Se realizó regresión por pasos para estudiar asociación entre parámetros clínicos y diagnóstico de SPA, así como curvas ROC para calcular la S y E de las 2 combinaciones
Los parámetros clínicos aislados tienen poca utilidad. Solo cuando se añaden los datos de afectación de la columna cervical se consiguen valores de S y E superiores al 90%
La combinación incluye parámetros no utilizados en AP (exploración de movilidad de columna y de sacroilíacas) 
    Combinación 2:
Dolor nocturno
Dolor palpación SI
DLI según criterios Calin 
  Combinación 2. Parámetros asociados únicamente con SPA
S=60%; E=88%; RV+= 4,8 
 
Braun et al., 20118  (N=322)
Remisión desde AP
Dolor lumbar < 45 años y duración > 2
Criterios de entrada:
Rigidez matutina > 30min
Mejoría con ejercicio, no reposo
Dolor nocturno
Respuesta a AINE
Combinación de estos parámetros en distintas cohortes
Criterios adicionales:
Dolor alternante en nalgas
Antecedentes familiares SPA
Manifestaciones extraespinales: artritis, entesitis, psoriasis, EII y HLA-B27 
Diagnóstico por reumatólogo:
SPA: 113 (35%)
EA: 47
SPA no Rx: 66
Dolor lumbar no SPA: 209 (65%) 
Criterios aislados: S y RV + para SPA
Rigidez > 30min: 35%; 1,1
Mejoría ejercicio no reposo: 78%; 1,3
Dolor nocturno: 58%; 1,7
Respuesta AINE: 94%; 1,8
Dolor alternante nalga: 25%; 2,2
Ant entesitis: 15%; 1,9
Ant artritis: 11%; 2,5
Edad < 35: 77%; 1,4
HLA-B27: 35%; 3,9
≥ 3 de los anteriores: 85%; 1,7

Mayor poder de discriminación en análisis regresión:
Edad ≤ 35 años
Dolor nocturno
Dolor alternante en nalgas
Respuesta a AINE
Mejoría ejercicio no reposo

Valor diagnóstico (S; E) de las combinaciones de estos últimos
≥ 4: 48% y 86%
≥ 3: 78% y 46%
≥ 2: 96% y 17% 
Estudio prospectivo

Los criterios aislados tienen poco valor en AP
Las combinaciones tienen mayor poder de discriminación
Punto de corte edad remisión: menor que en otros estudios 
Keeling et al., 201226  Desarrollo y validación de un cuestionario sobre DLI en AP

(N=286)
 
Dominios
Rigidez matutina
Dolor nocturno
Variación diurna de los síntomas
Afectación articulaciones periféricas
Respuesta al ejercicio
Respuesta al reposo 
DLI=220
DLM=66

Asociación con DLI (regresión):
Variación diurna
Respuesta ejercicio
Respuesta al reposo 
S y RV + para los distintos ítems:
Rigidez: 48%, 1,9
Dolor nocturno: 51%; 1,3
Variación diurna: 49%, 5,9
Respuesta ejercicio: 53%, 1,8
Respuesta al reposo: 60%, 1,4 
Mejor utilidad para «variación diurna del dolor» (S 49% y RV + 5,9)
Los resultados no mejoran con la combinación de ítems
La rigidez matutina no discrimina bien entre DLI y DL inespecífico
La «variación diurna» es una característica importante del DLI e indica la remisión, sobre todo si se trata de pacientes jóvenes con HLA+ 
Sieper et al., 201212  Criterio de entrada: DL crónico (>3m) en < 45  Estrategia 1. Cualquiera de:
DLI
HLA-B27
Sacroilitis (imagen)

Estrategia 2: ≥ 2 de
DLI
HLA-B27
Sacroilitis (imagen)
Ant familiares de EsA axial
Respuesta AINE
Manifestaciones extraarticulares 
Pacientes derivados N= 1.072
Estrategia 1: 504
Estrategia 2: 568

Vistos por reumatólogo N=1.049

Diagnóstico de EsA (reumatólogo)
Estrategia 1: 176 (36%)
Estrategia 2: 221 (40%) 
Criterios individuales: S y RV +
Sacroilitis: 76%, 19,9
HLA-B27: 66%, 3,3
M. extraarticulares: 55%, 2,2
DLI: 94%; 1,3
Ant fam de EsA: 13%, 1,5
Respuesta a AINE: 69%, 1,4

Combinaciones con>rendimiento
Sacroilitis+DLI: 72%, 30,8
Dos de:
Sacroilitis, HLA, DLI: 86%, 5,4
Extraarticular, DLI, AINE: 85%, 1,6 
Estudio internacional multicéntrico.
Estrategia 1: resultados similares a la 2 y mucho más sencilla
DLI es el criterio de derivación más utilizado y con buena concordancia MAP-reumatólogo
La combinación con>rendimiento diagnóstico es el empleo de 2 de los 3 criterios siguientes: DLI, respuesta a AINE y manifestaciones extraarticulares
Esta combinación tiene una S de 85% y una RV + de 1,6, con buena concordancia para DLI y manifestaciones extraarticulares (85% y 77%), aunque relativamente baja para la respuesta a AINE 

AINE: antiinflamatorios no esteroideos; AP: atención primaria; Ant: antecedentes; DL: dolor lumbar; DLI: dolor lumbar inflamatorio; DLM: dolor lumbar mecánico; E: especificidad; EA: espondilitis anquilosante; EII: enfermedad inflamatoria intestinal; EsA: espondiloartritis; HLA: human leukocyte antigen; HTA: hipertensión; ROC: receiver operating curve; RV: razón de verosimilitud; S: sensibilidad; SPA: espondiloartritis.

a

Definido por: rigidez matutina de al menos 30 min de duración, dolor nocturno o en la primera hora de la mañana y mejoría con el ejercicio.

b

Pacientes con el criterio positivo en la estrategia correspondiente independientemente de la presencia o ausencia de otros criterios de referencia.

Tabla 2.

Sensibilidad, especificidad y razones de verosimilitud positiva de las características clínicas y de laboratorio de pacientes con espondilitis anquilosante, controles con dolor lumbar, pacientes con cualquier tipo de espondiloartritis o cualquier control

      Grupos de pacientes y tamaño del grupo
S (%)  E (%)  RV +  EA
(n) 
Control dolor lumbar (n)  Todas Spa (n)  Control (n)a 
Dolor lumbar inflamatorio
95  76  4,0  42  21    – 
38  100  3,1  21  –    83 
65  79  3,6  27  422    – 
71  75  3,1  –  –    774 
75  80    101  112    – 
  76           
Dolor alternante en nalgas
20  97  6,6      403  674 
39  98  19,5      124  1.964 
20  89  1,8  44  29  104  75 
43  95  9,6      218  1.242 
43  100  –  101  112     
32  97  10,4      105  163 
37  98  3,7         
40  90  4,0         
Talalgia (entesitis)
16  90  1,6  70  32     
37  89  3,4      403  674 
25  90  2,5  44  29  104  75 
52  92  6,5      124  1.964 
47  94  7,8      218  1.242 
50  96  12,5         
52  93  7,4      105  163 
37  89  3,4         
Artritis periférica
41  94  6,8  70  32     
40  90  4,0      403  674 
44  95  8,8  44  29  124  1.964 
42  91  4,7      218  1.242 
62  100  –         
26  98  13      105  163 
–  –  –         
40  90  4,0         
Dactilitis
18  96  4,5      403  674 
27  99  27      124  1.964 
24  96      218  1.242 
12  98      105  163 
18  96  4,5         
Uveítis anterior
10  100  −  70  32     
19  –  –  42  12     
22  97  7,3      403  674 
14  99  14  676    124  1.964 
13  99  13      218  1.242 
100  –      105  163 
21  –  –         
22  97  7,3         
Psoriasis
17  −  −  807       
1,2  –  –  676       
10  96??  2,5         
EII
−  −  828       
1,7  –  –  676       
4  99  4         
Antecedentes familiares de EA, artritis reactiva, EEI, psoriasis, uveítis anterior
100  −  70  32  104  75 
31  93  4,4      403  674 
32  95  6,4  44  29  218  1.242 
36  97  12         
20  100  –  676    105  163 
15  99  15         
10  –  –         
32  95  6,4         
Respuesta a AINE
77  85  5,1  69  769     
71  75  2,8      218  1.242 
61  80  3,1  676    105  163 
64  –  –         
77  85  5,1         
Elevación de reactantes de fase aguda (PCR)
49  100  −  70  32     
69  67  42  12     
39  –  –  443       
38  –  –  149  112     
75  –  –  70       
51  75  101       
56b  –  –         
50  80  2,5         
HLA-B27
96  96  24  40      906 
88  92  11  75      75 
83  95  16,6  70  32     
88  –    42  12    1.871 
–  91           
89  94  14,8  101  112     
90c  90  9,0         
RM
93  100  −  25  12  15   
54  83  3,1    12  24   
83  93  11,8  36  53  36   
94  100  –    20  17   
90  –  –      41   
90  90  9,0         

Cada línea corresponde al resultado de un estudio. La línea final y en negrita corresponde al valor agrupado.

AINE: antiinflamatorios no esteroideos; E: especificidad; EA: espondilitis anquilosante; EII: enfermedad inflamatoria intestinal; EsA: espondiloartritis; PCR: proteína C reactiva; RV: razón de verosimilitud; RM: resonancia magnética; Rx: radiología; S: sensibilidad; VSG: velocidad de sedimentación.

aControles: en general con enfermedades musculoesqueléticas no EsA.

cLa sensibilidad del HLA-B27 se refiere a EsA con afectación axial, es decir, con dolor lumbar inflamatorio.

b

Datos de un estudio observacional sobre Spa no publicado.

Reproducido de: Rudwaleit et al.15, con permiso de BMJ Publishing Group Ltd.

Las recomendaciones se presentan discutidas a continuación y en formato tabulado (tabla 3), acompañada cada una con el grado de acuerdo (de 0 a 10) y algoritmo (fig. 1).

Tabla 3.

Recomendaciones para la investigación y derivación de pacientes con DLI

Recomendación  Acuerdo
(media sobre 10) 
Se recomienda que, como criterio de entrada, se investigue la presencia de DLI en pacientes:
• < 45 años (1)
• Que acudan por dolor lumbar crónico —entendiendo por este que dura ≥ 3 meses (2)—
• Como motivo principal o no de consulta (3)
• Y que es percibido por el paciente como continuo, aún reconociendo altibajos (4) 

(1) 8,6
(2) 8,3
(3) 7,6
(4) 7,4 
Se recomienda realizar la investigación en 4 fases:
1. Preguntas clave
2. Preguntas extra
3. Exploración física
4. Pruebas complementarias 

8,4 
En caso positivo de alguna pregunta extra o exploración, es oportuno derivar a reumatólogo   
1. Preguntas clave:
• Dolor preferentemente nocturno, definido como dolor que despierta, sobre todo o preferentemente en la segunda parte de la noche y que le obliga a levantarse (1)
• Dolor que mejora con la actividad física y empeorara con el reposo (2) 


(1) 8,8
(2) 8,0 
2. Preguntas extra: si la respuesta a las preguntas previas es negativa pero deja dudas suficientes de si se tratara de un DLI, se debe indagar sobre:
• Dolor alternante en nalgas como una ciática que cambia de lado (1)
• Comienzo gradual no brusco (2)
• Respuesta a AINE a dosis plena, pero no a analgésicos, que reaparece en cuanto se suprimen (3)
o valorar la presencia de otras manifestaciones:
• ME:
Talalgia (4)
Artritis en EEII (5)
• no ME:
Psoriasis (6),
Uveítis (7)
EII (8)
o indagar sobre antecedentes familiares de:
• Psoriasis (9)
• EII (10)
• EA (11) 


(1) 7,7
(2) 7,0
(3) 8,0

(4) 7,0
(5) 8,0

(6) 7,9
(7) 8,6
(8) 8,1

(9) 6,8
(10) 6,6
(11) 7,4 
3. Explorar la presencia de dactilitis  8,3 
4. Pruebas complementarias
Las únicas pruebas que podrían orientar y que deberían realizarse en primaria dependiendo de la disponibilidad son:
• Rx posteroanterior de sacroilíacas (1)
• Analítica que contenga:
VSG (2)
PCR (3)
HLAB27 (4)
En áreas donde el acceso a pruebas o a su resultado sea limitado, se sugiere que se remitan los casos dudosos al reumatólogo a falta de realización de las pruebas (5) 


(1) 8,4

(2) 7,5
(3) 7,9
(4) 8,3

(5) 7,9 

AINE: antiinflamatorios no esteroideos; DLI: dolor lumbar inflamatorio; EA: espondilitis anquilosante; EII: enfermedad inflamatoria intestinal; ME: musculoesqueléticas; PCR: proteína C reactiva; Spa: espondiloartritis.

Figura 1.

Algoritmo de derivación de los pacientes con DLI. Según el algoritmo, la derivación de pacientes menores de 45 años con dolor lumbar crónico debe realizarse en 4 fases definidas por preguntas clave, preguntas extra, exploración física y pruebas complementarias. Los componentes de cada una de estas fases se explican en el texto.

(0,51MB).
En quién investigar posible dolor lumbar inflamatorio

El panel estableció que los pacientes diana para investigar la posibilidad de dolor lumbar inflamatorio y EsA, y por tanto aquellos a los que aplican estas pautas, son aquellos en los que el dolor se inicia antes de los 45 años; que acudan por dolor lumbar como motivo de consulta, en los que el dolor lumbar es crónico, entendiendo como tal el dolor que dura 3 meses o más y que se percibe por el paciente como continuo, aun reconociendo altibajos.

A quién derivar, qué es dolor lumbar inflamatorio

Se derivará a los pacientes con dolor lumbar inflamatorio según el algoritmo presentado en la figura 1. Se recomienda realizar la investigación de un dolor lumbar crónico en menores de 45 años en 4 fases: 1) clínica: preguntas clave; 2) clínica: preguntas extra; 3) exploración física, y 4) pruebas complementarias.

Preguntas clave. Si el dolor presenta alguna de las siguientes características, se consideraría dolor lumbar inflamatorio y sería motivo de derivación a reumatología: 1) dolor preponderadamente nocturno, definido como dolor que despierta, sobre todo, o preferentemente, en la segunda parte de la noche y que le obliga a levantarse, y 2) mejora con actividad física y empeora con el reposo.

Preguntas extra y exploración física. Si el dolor no presenta las características anteriores pero existen dudas suficientes sobre si se trata de un dolor inflamatorio, se debe indagar sobre los siguientes aspectos: 1) sobre el dolor lumbar inflamatorio: a) ¿se produce un dolor alternante en nalgas como una ciática que cambia de lado?, b) ¿fue el comienzo gradual, no brusco?, y c) ¿responde el dolor a antiinflamatorios no esteroideos a dosis plena, pero no a analgésicos, y reaparece en cuanto se suprimen?; 2) ¿presenta el paciente otras manifestaciones musculoesqueléticas además de un dolor lumbar dudosamente inflamatorio?. De forma específica indagar sobre: a) talalgia (en zona posterior del talón o en su región de apoyo), y b) artritis en extremidades inferiores; 3) ¿presenta el paciente alguna de estas manifestaciones extraarticulares?: a) psoriasis, b) uveítis, y c) enfermedad inflamatoria intestinal, y 4) ¿tiene el paciente antecedentes familiares de: a) psoriasis, b) enfermedad inflamatoria intestinal, o c) EA?

En esta fase meramente clínica todavía, no se considera que la exploración física sea determinante salvo por la presencia de dactilitis (dedos en salchicha).

La respuesta positiva a alguna de estas preguntas extra o datos de exploración indica la idoneidad de la derivación al reumatólogo.

Pruebas complementarias. A pesar de que las pruebas complementarias pueden ser de utilidad en los casos en los que el dolor presenta características inflamatorias dudosas, la realización de: 1) radiografía postero-anterior de sacroilíacas, y 2) analítica que contenga: a) velocidad de sedimentación globular, b) PCR, y c) HLA-B27, dependerá de su disponibilidad en AP, por lo que el algoritmo puede acabar directamente en el paso anterior en función de los protocolos existentes en el área. En áreas donde el acceso a pruebas o a su resultado sea limitado, se sugiere que se remitan los casos dudosos al reumatólogo a falta de realización de las pruebas. La evaluación de la radiografía de sacroilíacas será la que habitualmente se realice en el área, sin someterse a estandarizaciones, pero aportando la radiografía para valoración por reumatólogo.

Recomendaciones relacionadas con el proceso de derivación

Cualquier recurso o proceso que se desee implantar en AP se enfrenta al problema generalizado de la falta de tiempo de los MAP. En este sentido, el panel recomienda que este documento se plasme en materiales muy sencillos —a pesar de que reconoce que es difícil disponer de documentos para cada una de las enfermedades que deben identificar— y sobre todo que encuentre un lugar en el currículo formativo de AP, con objeto de que forme parte de los protocolos habituales (grado de acuerdo 8,9/10).

Ante los obstáculos reflejados, y dada la baja incidencia de EsA16, para el éxito de las recomendaciones será de vital importancia mantener sensibilizado al colectivo de MAP en la identificación de los casos. Para conseguir este objetivo, el panel sugiere que el servicio de Reumatología de referencia diseñe estrategias de feed-back y sensibilización —puede tratarse de sesiones formativas en los centros, de envío periódico de información o propuestas de investigación conjuntas— (grado de acuerdo 8,3/10).

Asimismo es fundamental que el servicio de Reumatología esté preparado para asumir las derivaciones. Para ello se recomienda que la lista de espera en este servicio se mantenga por debajo de unos límites razonables (idealmente inferior a un mes) (grado de acuerdo 8,7/10) o que se establezcan unidades de EsA precoz o similares, como ya existen en algunos hospitales (grado de acuerdo 8,8/10). En estas unidades, los tiempos de espera deberían ser incluso menores.

Como mínimo, se recomienda que se pacten vías rápidas para EsA adaptadas al área; estas podrían consistir en derivación preferente de pacientes con dolor lumbar inflamatorio con compromiso de revisar positivamente los textos similares a este «sospecha de EsA» y si es posible con descripción de los signos positivos en la investigación (grado de acuerdo 8,3/10).

Recomendaciones adicionales

Algunos panelistas consideran una ventaja adicional la formación de los MAP en la lectura de placas de sacroilíacas (grado de acuerdo 6,9/10). En general, el acceso a pruebas es más rápido en AP que en especializada. Además, en caso de dolor lumbar inflamatorio dudoso, una verdadera sacroilitis radiográfica, de cualquier grado, puede ser criterio de derivación. Por tanto, y dado que la concordancia entre la lectura hecha por un MAP y un reumatólogo es baja17, se considera que es importante la formación de los MAP en su lectura e interpretación en las áreas en las que se decida por protocolo que las radiografías de sacroilíacas se realicen en AP.

Con el fin de mejorar la derivación, se recomienda la medición de su calidad mediante la utilización de los siguientes criterios de calidad: 1) en el volante (o sistema) de derivación se debe indicar que se deriva a unidad de EsA (grado de acuerdo 7,7/10), y 2) el tiempo desde que la detección del caso en AP hasta su valoración por primera vez en Reumatología debe ser inferior a 15 días, como promedio (grado de acuerdo 7,6/10).

Discusión

Los nuevos criterios de clasificación de Assessment of SpondyloArthritis International Society deben permitir una mejor y más precoz identificación de los pacientes afectados de EsA axial, tanto de las formas con afectación radiológica de sacroilíacas (espondilitis anquilosante) como las formas sin afectación radiológica (espondiloartritis axial no radiológica)18,19; sin embargo, esto debe ir acompañado de una derivación al reumatólogo de los pacientes en estadios más precoces. Es por ello que se debe disponer de estrategias adecuadas para este objetivo. Los principales protagonistas de la derivación al especialista de los pacientes con sospecha de EsA son los MAP. La dificultad de hacer una derivación correcta de sospecha de EsA en pacientes con dolor axial crónico desde la asistencia primaria es evidente, ya que este tipo de dolor es un motivo muy frecuente de consulta20,21 y puede estar relacionado con muchas otras causas, además de las EsA16. Hasta ahora, la mayor parte de las guías, las recomendaciones y los protocolos de derivación del paciente con sospecha de EsA estaban diseñados por reumatólogos y los MAP podían o no seguirlos en función de diversas circunstancias22. A partir de la participación de diversos centros hospitalarios y de asistencia primaria de nuestro país, y de la posterior publicación de estos datos en el estudio RADAR12, se hizo evidente la necesidad de diseñar estrategias de derivación desde AP con la participación tanto de reumatólogos como de MAP.

Ante la expectativa de buscar consenso entre MAP y reumatólogos, para la elaboración de este documento se contó con la participación de profesionales de ambos niveles asistenciales, que mostraron mayor interés en la patología lumbar inflamatoria. Sin embargo, no debemos olvidar que el perceptor de salud primordial es el usuario-paciente, por lo que este documento debería ser sometido a la valoración de los enfermos con EA. De la misma manera, al entenderse que se trata de un documento que incluye procesos de derivación, y que ha de ser aceptado por los gestores para que pueda implantarse en la práctica clínica diaria, también se debería someter a discusión entre estos profesionales.

El documento final dirigido fundamentalmente a los MAP ha incluido criterios de sospecha, algoritmos de investigación y recomendaciones sobre la derivación a Reumatología, y se ha diseñado para que sea un recurso fácil de usar, que no interrumpa la consulta y consensuado. El punto de partida es el paciente que presenta dolor axial de inicio antes de los 45 años. A partir de aquí, se han incluido preguntas clave y preguntas extra sobre dolor lumbar inflamatorio, así como sobre otras manifestaciones musculoesqueléticas, manifestaciones extraarticulares, antecedentes familiares y exploraciones complementarias relacionadas con el diagnóstico.

En el algoritmo se destaca la importancia de la derivación al reumatólogo de todos los pacientes con dolor lumbar crónico de menos de 45 años que tengan características de dolor lumbar inflamatorio o signos indicativos de EsA con HLA B27 positivo o PCR elevada o alteración de la radiografía de las articulaciones sacroilíacas. La edad de 45 años como límite aparece en todos los algoritmos publicados y se puede considerar razonable, si bien no totalmente justificada, dado que puede aparecer EsA a mayor edad y no siempre la lumbalgia en menores de 45 años es una EsA. Sin embargo, dado que la prevalencia de dolor lumbar crónico casi es el doble en mayores de 45 años21, y que la espondiloartrosis es la causa más frecuente del dolor lumbar en ese grupo, se consideró que subir el límite de edad incrementaría innecesariamente las derivaciones.

Queremos hacer constar 2 limitaciones a estas recomendaciones que obligan a mantener la prudencia y a individualizar su aplicación en los pacientes. Para poder implantar con éxito este protocolo debe existir un compromiso de información bidireccional entre MAP y Reumatología sobre el estado del paciente y su situación final. Ello implicaría, al menos: 1) la identificación en el área de un consultor de referencia; 2) tiempos de espera razonables en la citación de pacientes; 3) comunicación sobre el destino final del paciente (informe de retorno, si procede, al MAP). Además, algunas características individuales pueden actuar como factores de confusión, en especial la automedicación, lo que puede modificar algunas de las preguntas clave e incidir en una toma de decisiones erróneas.

En conclusión, la derivación de pacientes de menos de 45 años con dolor lumbar crónico desde AP a Reumatología debería hacerse si presentaran alguna de estas 3 posibilidades: 1) dolor lumbar inflamatorio; 2) signos indicativos de EsA (talalgia, artritis, psoriasis, uveítis, dactilitis, enfermedad inflamatoria intestinal o antecedentes familiares de EsA), o 3) HLA B27 positivo, elevación de PCR o radiografía de pelvis indicativa de sacroilitis. Es necesario diseñar estrategias de formación y sensibilización desde los servicios de Reumatología para mantener una óptima colaboración del colectivo de MAP en la identificación de los casos y facilitar que los servicios de Reumatología estén preparados para asumir las derivaciones.

Responsabilidades éticasProtección de personas y animales

Los autores declaran que para esta investigación no se han realizado experimentos en seres humanos ni en animales

Confidencialidad de los datos

Los autores declaran que en este artículo no aparecen datos de pacientes.

Derecho a la privacidad y consentimiento informado

Los autores declaran que en este artículo no aparecen datos de pacientes.

Conflicto de intereses

Los autores declaran no tener ningún conflicto de intereses.

Financiación

Este proyecto fue posible gracias al apoyo económico y logístico de Merck Sharp & Dohme, España.

Anexo 1

Roberto Miguélez

Andrés Ariza Hernández

Juan Carlos Torre Alonso

Jesús Babio

Carolina Álvarez Castro

Mireia Moreno Martínez

Julia Fernández

Julio Ramírez García

Sergio Rodríguez Montero

Blanca Hernández Cruz

Fernando J. Rodríguez Martínez

Vicenç Torrente Segarra

Francisco Ponce Lorenzo

Manuel Acasuso Díaz

Rodrigo Abad Rodriguez

José Herrero Roa

Carlos Casado

Francisco Vargas Negrín

Jesús Iturralde

Mar Yagüe

Francisco Martínez García

Francisco Jose Sáez Martínez

Fátima Santolaya Sardinero

Carlos González

J. Carlos Bastida Calvo

Jesús Alonso Fernández

Bibliografía
[1]
H. Zeidler, B. Amor
The Assessment in Spondyloarthritis International Society (ASAS) classification criteria for peripheral spondyloarthritis and for spondyloarthritis in general: the spondyloarthritis concept in progress
Ann Rheum Dis, 70 (2011), pp. 1-3 http://dx.doi.org/10.1136/ard.2010.135889
[2]
M. Rudwaleit, D. van der Heijde, R. Landewe, N. Akkoc, J. Brandt, C.T. Chou
The Assessment of SpondyloArthritis International Society classification criteria for peripheral spondyloarthritis and for spondyloarthritis in general
Ann Rheum Dis, 70 (2011), pp. 25-31 http://dx.doi.org/10.1136/ard.2010.133645
[3]
V. Strand, S.A. Rao, A.C. Shillington, M.A. Cifaldi, M. McGuire, E.M. Ruderman
Prevalence of axial SpA in US rheumatology practices: Assessment of ASAS criteria vs. rheumatology expert clinical diagnosis
Arthritis Care Res (Hoboken), 65 (2013), pp. 1299-1306
[4]
J. Sieper, M. Rudwaleit
Early referral recommendations for ankylosing spondylitis (including pre-radiographic and radiographic forms) in primary care
Ann Rheum Dis, 64 (2005), pp. 659-663 http://dx.doi.org/10.1136/ard.2004.028753
[5]
E. Collantes, P. Zarco, E. Munoz, X. Juanola, J. Mulero, J.L. Fernandez-Sueiro
Disease pattern of spondyloarthropathies in Spain: Description of the first national registry (REGISPONSER) extended report
Rheumatology (Oxford), 46 (2007), pp. 1309-1315
[6]
A. Boonen, D. van der Heijde, R. Landewe, F. Guillemin, A. Spoorenberg, H. Schouten
Costs of ankylosing spondylitis in three European countries: The patient's perspective
Ann Rheum Dis, 62 (2003), pp. 741-747
[7]
W.P. Maksymowych, N. Morency, B. Conner-Spady, R.G. Lambert
Suppression of inflammation and effects on new bone formation in ankylosing spondylitis: Evidence for a window of opportunity in disease modification
[8]
A. Braun, E. Saracbasi, J. Grifka, J. Schnitker, J. Braun
Identifying patients with axial spondyloarthritis in primary care: How useful are items indicative of inflammatory back pain?
Ann Rheum Dis, 70 (2011), pp. 1782-1787 http://dx.doi.org/10.1136/ard.2011.151167
[9]
D. Poddubnyy, J. Vahldiek, I. Spiller, B. Buss, J. Listing, M. Rudwaleit
Evaluation of 2 screening strategies for early identification of patients with axial spondyloarthritis in primary care
J Rheumatol, 38 (2011), pp. 2452-2460 http://dx.doi.org/10.3899/jrheum.110070
[10]
M. Rudwaleit, J. Sieper
Referral strategies for early diagnosis of axial spondyloarthritis
Nat Rev Rheumatol, 8 (2012), pp. 262-268 http://dx.doi.org/10.1038/nrrheum.2012.39
[11]
J. Sieper
How to screen for axial spondyloarthritis in primary care?
Curr Opin Rheumatol, 24 (2012), pp. 359-362 http://dx.doi.org/10.1097/BOR.0b013e328352e0ee
[12]
J. Sieper, S. Srinivasan, O. Zamani, H. Mielants, D. Choquette, K. Pavelka
Comparison of two referral strategies for diagnosis of axial spondyloarthritis: The Recognising and Diagnosing Ankylosing Spondylitis Reliably (RADAR) study
Ann Rheum Dis, 72 (2013), pp. 1621-1627 http://dx.doi.org/10.1136/annrheumdis-2012-201777
[13]
N. Gonzalez, J.M. Quintana, J.R. Lacalle, S. Chic, D. Maroto
[Review of the utilization of the RAND appropriateness method in the biomedical literature (1999-2004)]
[14]
F. Hasson, S. Keeney, H. McKenna
Research guidelines for the Delphi survey technique
J Adv Nurs, 32 (2000), pp. 1008-1015
[15]
M. Rudwaleit, D. van der Heijde, M.A. Khan, J. Braun, J. Sieper
How to diagnose axial spondyloarthritis early
Ann Rheum Dis, 63 (2004), pp. 535-543 http://dx.doi.org/10.1136/ard.2003.011247
[16]
S. Munoz-Fernandez, E. de Miguel, T. Cobo-Ibanez, L. Carmona, M. Steiner, M.A. Descalzo
Early spondyloarthritis: Results from the pilot registry ESPIDEP
Clin Exp Rheumatol, 28 (2010), pp. 498-503
[17]
R. Lopez-Gonzalez, A. Hernandez-Sanz, R. Almodovar-Gonzalez, M. Gobbo
Are spondyloarthropathies adequately referred from primary care to specialized care?
Reumatol Clin, 9 (2013), pp. 90-93 http://dx.doi.org/10.1016/j.reuma.2012.06.013
[18]
M. Rudwaleit, R. Landewe, D. van der Heijde, J. Listing, J. Brandt, J. Braun
The development of Assessment of SpondyloArthritis international Society classification criteria for axial spondyloarthritis (part I): Classification of paper patients by expert opinion including uncertainty appraisal
Ann Rheum Dis, 68 (2009), pp. 770-776 http://dx.doi.org/10.1136/ard.2009.108217
[19]
M. Rudwaleit, D. van der Heijde, R. Landewe, J. Listing, N. Akkoc, J. Brandt
The development of Assessment of SpondyloArthritis international Society classification criteria for axial spondyloarthritis (part II): Validation and final selection
Ann Rheum Dis, 68 (2009), pp. 777-783 http://dx.doi.org/10.1136/ard.2009.108233
[20]
L. Carmona, J. Ballina, R. Gabriel, A. Laffon
The burden of musculoskeletal diseases in the general population of Spain: Results from a national survey
Ann Rheum Dis, 60 (2001), pp. 1040-1045
[21]
A. Humbría-Mendiola, L. Carmona, J.L. Peña-Sagredo, A.M. Ortiz
Impacto poblacional del dolor lumbar en España: resultados del estudio EPISER
Rev Esp Reumatol, 29 (2002), pp. 471-478
[22]
V. Villaverde, L. Carmona, J.C. Lopez Robledillo, S. Serrano, M. Gobbo
Motivations and objections to implement a spondyloarthritis integrated care pathway. A qualitative study with primary care physicians
Reumatol Clin, 9 (2013), pp. 85-89 http://dx.doi.org/10.1016/j.reuma.2012.06.003
[23]
H.C. Brandt, I. Spiller, I.H. Song, J.L. Vahldiek, M. Rudwaleit, J. Sieper
Performance of referral recommendations in patients with chronic back pain and suspected axial spondyloarthritis
Ann Rheum Dis, 66 (2007), pp. 1479-1484 http://dx.doi.org/10.1136/ard.2006.068734
[24]
M. Rudwaleit, A. Metter, J. Listing, J. Sieper, J. Braun
Inflammatory back pain in ankylosing spondylitis: A reassessment of the clinical history for application as classification and diagnostic criteria
Arthritis Rheum, 54 (2006), pp. 569-578 http://dx.doi.org/10.1002/art.21619
[25]
J. Hermann, H. Giessauf, G. Schaffler, P. Ofner, W. Graninger
Early spondyloarthritis: Usefulness of clinical screening
Rheumatology (Oxford), 48 (2009), pp. 812-816
[26]
S.O. Keeling, S.R. Majumdar, B. Conner-Spady, M.C. Battie, L.J. Carroll, W.P. Maksymowych
Preliminary validation of a self-reported screening questionnaire for inflammatory back pain
J Rheumatol, 39 (2012), pp. 822-829 http://dx.doi.org/10.3899/jrheum.110537

Los nombres de los componentes del Grupo de estudio para el Dolor Lumbar Inflamatorio se presentan en el anexo 1.

Copyright © 2014. Elsevier España, S.L.U.
Idiomas
Reumatología Clínica

Suscríbase a la newsletter

Opciones de artículo
Herramientas
es en

¿Es usted profesional sanitario apto para prescribir o dispensar medicamentos?

Are you a health professional able to prescribe or dispense drugs?

es en
Política de cookies Cookies policy
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí. To improve our services and products, we use "cookies" (own or third parties authorized) to show advertising related to client preferences through the analyses of navigation customer behavior. Continuing navigation will be considered as acceptance of this use. You can change the settings or obtain more information by clicking here.