Publique en esta revista
Información de la revista
Compartir
Compartir
Descargar PDF
Más opciones de artículo
Carta al Editor
DOI: 10.1016/j.reuma.2018.07.012
Acceso a texto completo
Disponible online el 21 de Agosto de 2018
Erisipela facial tras tratamiento con secukinumab
Facial Erysipelas After Secukinumab Therapy
Visitas
236
Lucía Pantoja Zarza
Autor para correspondencia
lpantojazarza@gmail.com

Autor para correspondencia.
, Carolina Díez Morrondo
Unidad de Reumatología, Hospital del Bierzo, Ponferrada, León, España
Este artículo ha recibido
236
Visitas
Información del artículo
Texto completo
Bibliografía
Descargar PDF
Estadísticas
Figuras (1)
Texto completo
Sr. Editor:

La erisipela es una infección aguda de la epidermis y dermis superficial que generalmente afecta a ancianos o personas inmunocomprometidas1. El empleo de las terapias biológicas supone un aumento del riesgo de infecciones, frecuentemente cutáneas2,3, por lo que ante la aparición de signos sugestivos el inicio de antibioterapia es fundamental. Presentamos el caso de una mujer con artritis psoriásica que desarrolló una erisipela facial tras tratamiento con secukinumab, lo cual no ha sido descrito hasta este momento con este anticuerpo monoclonal anti-IL17A.

Mujer de 61 años con antecedentes de hernia de hiato y fumadora de 30 paquetes/año hasta hace 10 años, diagnosticada de artritis psoriásica forma periférica en enero 2008, siguió tratamiento con metotrexato desde el diagnóstico hasta suspenderse por dispepsia (2016), adalimumab (2009-2010) y etanercept (2010-2017), suspendidos ambos por ineficacia secundaria. En febrero 2017 comienza tratamiento con secukinumab subcutáneo 300mg/mes en monoterapia junto con naproxeno 500mg/12h y lansoprazol. Tras 10 meses de tratamiento con secukinumab presentó, 24horas después de la inyección, aparición de una lesión eritematosa en surco nasogeniano izquierdo que fue extendiéndose hasta ambas mejillas, ojos y dorso de nariz, sin sensación distérmica. Había recibido eritromicina oral durante 48horas sin mejoría. Al ingreso tenía buen estado general, tensión arterial 200/98, temperatura 37,4°C, y la exploración sistémica era normal. Se objetivaban las lesiones eritematosas sobreelevadas en dorso de nariz, ambas regiones malares y periorbitarias, de borde bien delimitado, con algunas ampollas en el lado izquierdo y sobre el labio superior (figura 1). En los análisis realizados destacaba leucocitos 11,3cél/μl (neutrófilos 8,6cél/μl), bioquímica normal, VSG 70mm/h, PCR 3,9mg/dl y procalcitonina <0,12ng/ml (normal: 0-0,5). Los hemocultivos fueron negativos. Se inició tratamiento empírico con antibioterapia intravenosa con vancomicina y ceftriaxona, y ante la buena evolución clínica en 48horas se sustituyó por amoxicilina-ácido clavulánico oral por 10 días, con resolución de los síntomas. Hasta el momento la paciente, que está estable a nivel articular, no ha querido reiniciar terapia biológica y se ha reintroducido metotrexato.

Figura 1.

Lesiones eritematosas con borde bien definido en nariz, regiones malares, periorbitarias y sobre labio superior. Se dibujaron los límites de las lesiones para poder objetivar mejor su evolución.

(0,14MB).

La erisipela es una celulitis superficial aguda caracterizada por el inicio de una pequeña lesión eritematosa que rápidamente se extiende y origina una inflamación y enrojecimiento de la dermis con bordes muy bien delimitados, localizándose en piernas (68-90%) o cara (2,5-9%)4,5. La infección puede progresar a la formación de bullas y necrosis. Hasta en un 40% de los casos los pacientes tienen una enfermedad sistémica y en un 78% hay un factor predisponente, entre los que destacan la edad y la inmunodepresión; aunque suele haber fiebre y malestar general, un 15% están afebriles. El agente etiológico más frecuente es el Streptococcus, principalmente el Streptococcus beta-hemolítico grupo A, y se encuentra Staphylococcus aureus en el 10-17%, sobre todo en inmunodeprimidos en los que también se pueden aislar otro tipo de bacterias4. El diagnóstico es clínico, los hemocultivos tienen una baja rentabilidad siendo positivos en el 5%, y solo cuando se realiza cultivo de las lesiones cutáneas puede aislarse el agente causal5. El tratamiento de elección es la penicilina o macrólidos en casos de alergia a betalactámicos, aunque la administración oral o intravenosa o los cursos de 5 o 10 días parecen ser iguales de efectivos en la curación y en la prevención de las recidivas6. Las recurrencias son habituales y hasta el 29% de los sujetos tienen un nuevo episodio en los siguientes 3 años, que parecen ser más frecuentes por Streptococcus del grupo C y G5,6. El tratamiento con terapia biológica supone un mayor riesgo de infecciones y son con frecuencia de localización cutánea. Recientemente se ha publicado el caso de una mujer que presentó una erisipela en pierna tras tratamiento con tocilizumab7, pero en la literatura revisada no hay casos descritos de erisipela asociados con secukinumab, aunque en el estudio de Baeten et al. en espondilitis anquilosante uno de los pacientes presentó un absceso subcutáneo en pie por Staphylococcus aureus8. La erisipela es una complicación infecciosa, fácilmente reconocible y tratable, y con buen pronóstico siempre que se inicie la antibioterapia precozmente. La relativa frecuencia de la aparición de recurrencias en un tercio de los sujetos nos tiene que hacer estar atentos por la mayor susceptibilidad de nuestros pacientes, sobre todo si continúan con terapia biológica.

Bibliografía
[1]
R. Celestin, J. Brown, G. Kihiczak, R.A. Sxhwartz.
Erysipelas: A common potentially dangerous infection.
Acta Dermatovenerol Alp Pannonica Adriat, 16 (2007), pp. 123-127
[2]
M.J. Pérez-Sola, J. Torre-Cisneros, B. Pérez-Zafrilla, L. Carmona, M.A. Descalzo, J.J. Gómez-Reino, Grupo de Estudio BIOBADASER.
Infections in patients treated with tumor necrosis factor antagonists: Incidence, etiology and mortality in the BIOBADASER registry.
Med Clin (Barc), 137 (2011), pp. 533-540
[3]
D. Wallis.
Infection risk and biologics: Current update.
Current Opin Rheumatol, 26 (2014), pp. 404-409
[4]
J.M. Bonnetblanc, C. Bédane.
Erysipelas, recognition and management.
Am J Clin Dermatol, 4 (2003), pp. 157-163
[5]
A. Bläckberg, K. Trell, M. Rasmussen.
Erysipelas, a large retrospective study of aetiology and clinical presentation.
BMC Infect Dis, 15 (2015), pp. 402-407
[6]
Morris AD. Cellulitis and erysipelas. BMJ Clin Evid. 2008;2008:1708-1715 [consultado 18 Abr 2018] Disponible en: https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC2907977/
[7]
M. Yéléhé-Okouma, J. Henry, N. Petitpain, J.L. Schmutz, P. Gillet.
Érysipéle sans fièvre ni síndrome inflammatoire lors dún traitement par tocilizumab.
Ann Dermatol Venereol, 144 (2017), pp. 434-437
[8]
D. Baeten, X. Baraliakos, J. Braun, J. Sieper, P. Emery, D. van der Heijde, et al.
Anti-interleukin-17A monoclonal antibody secukinumab in treatment of ankylosing spondylitis: A randomised, double-blind, placebo-controlled trial.
Lancet, 382 (2013), pp. 1705-1713
Copyright © 2018. Elsevier España, S.L.U. and Sociedad Española de Reumatología y Colegio Mexicano de Reumatología
Idiomas
Reumatología Clínica

Suscríbase a la newsletter

Opciones de artículo
Herramientas
es en

¿Es usted profesional sanitario apto para prescribir o dispensar medicamentos?

Are you a health professional able to prescribe or dispense drugs?

es en
Política de cookies Cookies policy
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí. To improve our services and products, we use "cookies" (own or third parties authorized) to show advertising related to client preferences through the analyses of navigation customer behavior. Continuing navigation will be considered as acceptance of this use. You can change the settings or obtain more information by clicking here.