Publique en esta revista
Información de la revista
Vol. 11. Núm. 6.
Páginas 404-405 (Noviembre - Diciembre 2015)
Compartir
Compartir
Descargar PDF
Más opciones de artículo
Vol. 11. Núm. 6.
Páginas 404-405 (Noviembre - Diciembre 2015)
Carta al Editor
DOI: 10.1016/j.reuma.2015.03.008
Acceso a texto completo
Bocio amiloide como manifestación inicial en amiloidosis sistémica
Amyloid goiter as an initial manifestation of systemic amyloidosis
Visitas
3009
M. del Carmen Cabrejas Gómeza,
Autor para correspondencia
carmenmallen2000@yahoo.es

Autor para correspondencia.
, Natalia González Cabreraa, Carlos Gómez Gonzálezb, Sorkunde Bergara Elorzab
a Servicio de Endocrinología y Nutrición, Hospital Universitario de Araba, Vitoria, España
b Servicio de Anatomía Patológica, Hospital Universitario de Araba, Vitoria, España
Este artículo ha recibido
3009
Visitas
Información del artículo
Texto completo
Bibliografía
Descargar PDF
Estadísticas
Figuras (1)
Texto completo
Sr. Editor:

La infiltración amiloide a nivel de la gándula tiroidea es un fenómeno frecuente, sin embargo la aparición de un bocio e hipertiroidismo por depósito amiloide es raro, incluso en pacientes con amiloidosis conocida1,2. El hecho de que un bocio amiloide sea la primera manifestación de una amiloidosis sistémica secundaria es excepcionalmente raro en la literatura. Es el motivo por el que se presenta este caso clínico3,4.

Varón de 41 años con antecedentes personales de mielomeningocele intervenido al nacimiento, úlcera sacra posquirúrgica de larga evolución y vejiga neurógena sin nefropatía conocida previamente. Ingresa por bocio de gran tamaño con crisis tirotóxica. Se diagnostica de enfermedad de Graves Basedow. Postratamiento médico se decide tiroidectomía con el hallazgo histológico incidental de bocio amiloide. Con los estudios complementarios se llegó al diagnóstico de amiloidosis sistémica tipo AA, secundaria a úlcera sacra tórpida de larga evolución e insuficiencia renal tipo 3.

El bocio amiloide se define como presencia de sustancia amiloidea extracelular que produce clínicamente agrandamiento de la gándula. Estos depósitos se tiñen característicamente con rojo Congo (fig. 1) y también presenta una birrefringencia verde al microscopio óptico de luz polarizada4,5.

Figura 1.

Depósitos de amiloide teñidos característicamente con rojo Congo.

(0,33MB).

El cuadro clínico se caracteriza por un crecimiento rápido del volumen tiroideo, progresivo y que es bilobular, lo que hace que el tratamiento quirúrgico sea de elección en estos pacientes5,6.

Es importante excluir previamente un proceso maligno, como podría ser un carcinoma anaplásico o un linfoma, y para ello es muy útil la biopsia por aspiración con aguja fina del bocio5,6.

Los pacientes pueden presentar síntomas de estructuras vecinas como disfagia, disnea y/o disfonía. Habitualmente la función tiroidea es normal, sin embargo en una minoría de casos coexiste un hipotirodismo o un hipertirodismo7.

La amiloidosis es un grupo de enfermedades caracterizadas por el depósito en el tejido extracelular de una proteína llamada amiloide. Las formas más comunes de amiloidosis sistémicas son la primaria de cadenas ligeras y la secundaria debida a enfermedades crónicas5,8. En los estudios necrópsicos, la infiltración amiloide en el tiroides está presente en el 80% de los pacientes con amiloidosis secundaria y en el 50% de los pacientes con la forma primaria6.

En conclusión, el bocio amiloide debería de ser sospechado en aquellos pacientes con crecimiento rápido, progresivo y bilobular del tiroides en los que existe un proceso o enfermedad inflamatoria crónica de larga evolución. La biopsia por aspiración con aguja fina ayudará al diagnóstico definitivo y a excluir otros procesos que pueden ser malignos.

Conflicto de intereses

Los autores declaran no tener ningún conflicto de intereses.

Bibliografía
[1]
N. Belmatoug.
Amylose inflammatoire.
La Revue du practicien, 47 (1997), pp. 1777-1782
[2]
H.C. Kapadia, R.I. Desai, I.M. Desai, N.R. Parikh.
Amyloid goiter a case report.
Indian J Pathol Microbiol, 44 (2001), pp. 147-148
[3]
P.D. James.
Amyloid goitre.
J Clin Path, 25 (1972), pp. 683-688
[4]
E.K. Lagha, I. M'sakni, F. Bougrine, B. Laabidi, D.B. Ghachmen, A. Bouziani.
Amyloid goiter: First manifestation of systemic amyloidosis.
Eur Ann Otorhinolaryngol Head and Neck Dis, 127 (2010), pp. 108-110
[5]
J.H. Law, D.S. Dean, B. Scheithauer, F. Earnest 4th, T.J. Sebo, V. Fatourechi.
Symptomatic amyloid goiters: report of five cases.
Thyroid., 23 (2013), pp. 1490-1495
[6]
F. Villa, G. Dionigi, M.L. Tanda, F. Rovera, L. Boni.
Amyloid goiter.
Int J Surg., 6 (2008), pp. S16-S18
[7]
C. Tokyol, S. Demir, S. Yimaz, N. Topak, T. Pasali, C. Polat.
Amyloid goiter with hyperthyroidism.
Endocr Pathol, 15 (2004), pp. 89-90
[8]
H.J. Lachmann, H.J. Goodman, J.A. Gilbertson, J.R. Gallimore, C.A. Sabin, J.D. Gillmore, et al.
Natural history and outcome in systemic AA amyloidosis.
N Eng J Med., 356 (2007), pp. 2361-2371
Copyright © 2014. Elsevier España, S.L.U. y Sociedad Española de Reumatología y Colegio Mexicano de Reumatología
Idiomas
Reumatología Clínica

Suscríbase a la newsletter

Opciones de artículo
Herramientas
es en

¿Es usted profesional sanitario apto para prescribir o dispensar medicamentos?

Are you a health professional able to prescribe or dispense drugs?

es en
Política de cookies Cookies policy
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí. To improve our services and products, we use "cookies" (own or third parties authorized) to show advertising related to client preferences through the analyses of navigation customer behavior. Continuing navigation will be considered as acceptance of this use. You can change the settings or obtain more information by clicking here.