Información de la revista
Vol. 18. Núm. 3.
Páginas 188-189 (marzo 2022)
Vol. 18. Núm. 3.
Páginas 188-189 (marzo 2022)
Carta al Editor
Acceso a texto completo
Eficacia y seguridad de baricitinib en pacientes con artritis reumatoide y respuesta inadecuada a FAME convencionales sintéticos o biológicos: datos de un registro local
Efficacy and Safety of Baricitinib in Patients with Rheumatoid Arthritis and Inadequate Response to Conventional Synthetic DMARDs and/or Biological DMARDs: Data from a Local Registry
Visitas
4537
José Rosasa,b,c,
Autor para correspondencia
j.rosas.gs@gmail.com

Autor para correspondencia.
, José Miguel Senabre-Gallegoa,b,c, Gregorio Santos-Solera,b,c, José Antonio Bernala,b,c, Ana Pons Basa,b,c, Grupo Aire-Mb
a Sección de Reumatología. Hospital Marina Baixa. Villajoyosa. Alicante, España
b Sección de Enfermedades Infecciosas. Hospital General Universitario de Elche. Alicante, España
c CIO-Universidad Miguel Hernández. Elche. Alicante, España
Este artículo ha recibido
Información del artículo
Texto completo
Bibliografía
Descargar PDF
Estadísticas
Tablas (1)
Tabla 1. Pacientes tratados con BARI como F1 o F2-F5: DAS28-VSG y CDAI medio basal y en la última visita. Se excluyen 10 pacientes: ocho por provenir de ECA y dos por tratamiento con BARI < 1 mes
Texto completo
Sr Editor

Los inhibidores intracelulares de la vía JAK (JAKi), son un grupo nuevo de fármacos, eficaces por vía oral, para el tratamiento de la artritis reumatoide (AR). Actúan a nivel intracelular inhibiendo diversas citocinas de los grupos I y II1. Si bien, en general, el aumento de infecciones es similar a lo que ocurre con otros fármacos biológicos, parece existir mayor incidencia de infección por herpes zóster, relacionada especialmente con la edad y el tratamiento con corticoides2.

Baricitinib (BARI) es un fármaco inhibidor selectivo JAK1-JAK2 que, administrado en dosis única diaria, ha demostrado su eficacia y seguridad en ensayos clínicos en pacientes con AR que no han respondido a fármacos modificadores de la enfermedad convencionales sintéticos (FAMEcs) o a fármacos biológicos (FAMEb)3-7. Sin embargo, existe escasa información en pacientes procedentes de la práctica clínica8-11.

El objetivo de este estudio, realizado en situación de vida real, ha sido conocer la respuesta a BARI en pacientes con respuesta inadecuada a FAMEcs o a FAMEb.

De octubre de 2017 hasta junio de 2019 se recogieron características de los pacientes (edad, género, comorbilidad, IMC), de la AR y del tratamiento al inicio con BARI y en la última visita registrada (tiempo de evolución, FR y ACPA, DAS28-VSG y CDAI, tratamiento previo o concomitante con FAMEcs o FAMEb, tiempo en BARI, causa de retirada del tratamiento, efectos adversos graves).

De 230 pacientes con AR de nuestro centro, que han recibido algún FAMEb o JAKi, 50 (22%) han sido tratados con BARI. El 84% eran mujeres, con edad media de 59 ± 10,5 años, el IMC medio era de 28,3 ± 7 y la evolución media de la AR de 10,5 ± 8,5 años (rango: 1-39 años). El FR y ACPA eran positivos en el 80 y 82%, respectivamente. 47 (94%) pacientes recibían de forma concomitante algún FAMEcs: metotrexato: 28 (56%), leflunomida: 15 (30%), hidroxicloroquina: tres (6%), salazopirina: uno (2%). Al inicio del tratamiento con BARI 23 (57%) pacientes seguían tratamiento con prednisona diaria (media: 7,2 ± 4,7 mg; mediana: 5 mg; rango: 2,5-20 mg).

BARI era el primer fármaco tras el fracaso de FAMEcs (F1) en 27 (54%) pacientes, y en 23 (46%), tras fracaso a algún FAMEb: segundo fármaco (F2) en cuatro (8%), el tercero (F3) en seis (12%), el cuarto (F4) en ocho pacientes (16%) y el quinto (F5) en cinco (10%) pacientes.

Para el análisis, durante el tiempo en tratamiento con BARI, se descartaron 10 pacientes: ocho por proceder de ensayos clínicos y dos por llevar en tratamiento menos de un mes, quedando 20 pacientes en el grupo de F1 y 20 pacientes en el grupo F2-F5. El tiempo medio global en BARI fue de 9,6 ± 3,2 meses, siendo para F1, F2, F3, F4, F5, de 7,5, 7, 7,4, 7,7 y 11 meses, respectivamente. El tiempo medio en BARI fue 5,4 meses. Se retiró en 10/40 (25%) pacientes: cinco (12,5%) pacientes por pérdida de eficacia, cuatro (10%) por complicaciones y en un (2,5%) paciente por traslado de domicilio.

Al comparar los pacientes tratados con BARI como F1 frente al grupo F2-F5, se detectaron diferencias significativas en el tiempo medio de evolución de la AR (7,1 ± 6,8 vs. 14,3 ± 8,5. p = 0,003). Entre los pacientes F2-F5, previo al inicio de BARI, nueve (45%) pacientes F2 habían fallado a una diana terapéutica (DT), ocho (40%) F3 a dos DT y tres (15%) pacientes F4-F5 a tres DT. Al comparar los resultados de DAS-VSG y CDAI de la visita basal y la última visita se obtuvieron diferencias significativas en todos los grupos (tabla 1).

Tabla 1.

Pacientes tratados con BARI como F1 o F2-F5: DAS28-VSG y CDAI medio basal y en la última visita. Se excluyen 10 pacientes: ocho por provenir de ECA y dos por tratamiento con BARI < 1 mes

  DAS28-VSGCDAI
  Basal  Última visita    Basal  Última visita   
BARI F1  5,1  2,6  0,0001  23,3  5,5  0,001 
BARI F2-F5  5,6  3,2  0,0001  29,8  8,8  0,001 

En cuatro (20%) pacientes se retiró el tratamiento con BARI: dos de ellos por herpes zóster (un paciente de 58 años, en tratamiento con 2.5 mg de prednisona diarios; un paciente de 71 años sin tratamiento corticoideo; ambos en tratamiento con metotrexato a dosis de 15 mg semanal), un paciente por anemia con hemoglobina menor de 8 g/dL y el paciente restante por aumento de transaminasas, que no se controló al reducir la dosis de BARI a 2 mg. Durante el tiempo del estudio, ninguno de los pacientes presentó un evento trombótico.

En este estudio en vida real el BARI fue eficaz y seguro. Es capaz de alcanzar la remisión clínica o la baja actividad de la enfermedad incluso en pacientes que han fallado previamente a varios FAMEb o a varias dianas terapéuticas. Las pérdidas de BARI, de un 20% en el primer año de tratamiento, suelen ocurrir en los primeros seis meses de tratamiento.

Conflicto de intereses

J Rosas ha participado en consultorías de Janssen, Lilly; ha recibido honorarios de ponencias de: Abbvie, Celgene, Lilly, MSD, Novartis, Pfizer. JM Senabre-Gallego ha recibido honorarios de ponencias de: Janssen, Novartis, Pfizer. JA Bernal ha recibido honorarios de ponencias de: Grünenthal, Pfizer. G Santos-Soler, ha recibido honorarios de ponencias de: Grünenthal, Pfizer.

A Pons-Bas, declara que no tiene ningún conflicto de intereses.

Agradecimientos

El estudio fue apoyado con una beca de investigación de la Asociación para la Investigación en Reumatología de la Marina Baixa (AIRE-MB).

Bibliografía
[1]
K. Bechman, S. Subesinghe, S. Norton, F. Atzeni, M. Galli, A.P. Cope, et al.
A systematic review and meta-analysis of infection risk with small molecule JAK inhibitors in rheumatoid arthritis.
Rheumatology (Oxford)., 58 (2019), pp. 1755-1766
[2]
J.R. Curtis, F. Xie, S. Yang, S. Bernatsky, L. Chen, H. Yun, et al.
Risk for herpes zoster in tofacitinib-treated rheumatoid arthritis patients with and without concomitant methotrexate and glucocorticoids.
Arthritis Care Res (Hoboken)., 71 (2019), pp. 1249-1254
[3]
J.J. O'shea, S.M. Holland, L.M. Staudt.
JAKs and STATs in immunity, immunodeficiency, and cancer.
N Engl J Med., 368 (2013), pp. 161-170
[4]
S. Kubo, S. Nakayamada, Y. Tanaka.
Baricitinib for the treatment of rheumatoid arthritis.
Expert Rev Clin Immunol., 12 (2016), pp. 911-919
[5]
E.C. Keystone, P.C. Taylor, E. Drescher, D.E. Schlichting, S.D. Beattie, P.Y. Berclaz, et al.
Safety and efficacy of baricitinib at 24 weeks in patients with rheumatoid arthritis who have had an inadequate response to methotrexate.
Ann Rheum Dis., 74 (2015), pp. 333-340
[6]
M.C. Genovese, J. Kremer, O. Zamani, C. Ludivico, M. Krogulec, L. Xie, et al.
Baricitinib in patients with refractory rheumatoid arthritis.
N Engl J Med., 374 (2016), pp. 1243-1252
[7]
P.C. Taylor, E.C. Keystone, D. van der Heijde, M.E. Weinblatt, L. Del Carmen Morales, J. Reyes Gonzaga, et al.
Baricitinib versus placebo or adalimumab in rheumatoid arthritis.
N Engl J Med., 376 (2017), pp. 652-662
[8]
R. van Vollenhoven, C. Helt, V. Arora, J. Zhong, A.P. Correia, I. de la Torre, et al.
Safety and efficacy of baricitinib in patients receiving conventional synthetic disease-modifying antirheumatic drugs or corticosteroids.
Rheumatol Ther., 5 (2018), pp. 525-536
[9]
J.S. Smolen, M.C. Genovese, T. Takeuchi, D.L. Hyslop, W.L. Macias, T. Rooney, et al.
Safety profile of baricitinib in patients with active rheumatoid arthritis with over 2 years median time in treatment.
J Rheumatol., 46 (2019), pp. 7-18
[10]
J. Tan, S. Davies, S. Linton.
E061. Retrospective cohort study of early real-life experience with baricitinib in rheumatoid arthritis.
[11]
J. Fitton, S. Dass, P. Emery, J. Nam, H.B. Maya.
087. Janus kinase inhibitors demonstrate effectiveness in a real-world multi-biologic DMARD refractory rheumatoid arthritis population.
Copyright © 2020. Elsevier España, S.L.U. and Sociedad Española de Reumatología y Colegio Mexicano de Reumatología
Idiomas
Reumatología Clínica
Opciones de artículo
Herramientas
es en

¿Es usted profesional sanitario apto para prescribir o dispensar medicamentos?

Are you a health professional able to prescribe or dispense drugs?